Opinión

El deber de recordar el Estado


SEÑOR DIRECTOR
Nacimos para contar el relato y guardar los testimonios de lo que sucedió en nuestro país entre 1973 y 1989, los años del terrorismo de Estado con violación sistemática de derechos humanos, pero también cuando la gente, la sociedad civil y los movimientos sociales defendieron esos derechos gravemente conculcados.
Este mandato del museo se apoya en los principios de Naciones Unidas contra la impunidad. ¿Qué dicen? El conocimiento del pueblo de la historia de su opresión forma parte de su patrimonio; el Estado está obligado, por el deber de recordar, a preservar los archivos y otras pruebas relativas a violaciones de derechos humanos; el fin de estas medidas es salvar del olvido la memoria colectiva e impedir que surjan tesis revisionistas y negacionistas.
Con toda claridad, la misión del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos se encuentra protegida por la ONU, toda vez que el deber de recordar es uno de los principios contra la impunidad aprobados por la Comisión de DD.HH. de Naciones Unidas en 2005. Por la memoria, contra el olvido, es la tarea de este Museo. Porque si olvido no hay verdad, justicia ni reparación. Se impone la impunidad. Se olvida que nunca en democracia es aceptable dar un golpe de estado para resolver los antagonismos políticos.
El Estado tiene el deber de recordar, pero el derecho a la memoria le pertenece a la gente. Estamos llamados a participar en el rescate de las memorias ocultas. La memoria es un derecho humano de las personas, las comunidades y los pueblos.
La consecuencia ética de haber luchado por los DD.HH. en el tiempo de la dictadura es seguir haciéndolo en el tiempo de la democracia. La verdadera revolución del siglo XXI es la revolución de los derechos humanos.

Francisco Estévez
Director Ejecutivo del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos

Seguir leyendo