Francisca Salas

Francisca Salas

Historiadora

Opinión

Imagen de Chile en el exterior

Paño donde Cencosud construiría el Alto Las Condes II. Foto: Andrés Pérez

Ser chileno en el extranjero es beneficioso: en general nadie tiene problemas con Chile, genera simpatía y una amable expresión de sorpresa al encontrarse con un chileno, no somos tantos, y menos los que dan vuelta por el mundo.   Pero pasado ese momento de asombro, no hay más…  nadie sabe más, ni siquiera para despertar la curiosidad sobre todas las bondades que hay en Chile.  Es verdad que algunos conocen el vino chileno, otros la fruta, algo menos el Salmón, y en algunos casos excepcionales saben que la Patagonia también es chilena, pero en ningún caso conocen de Chile lo que los chilenos creemos que nos conocen afuera.

La Fundación Imagen de Chile, creada en el año 2009 con el fin de promover la imagen de nuestro país, durante estos años ha recogido imágenes, estudios, apoyando algunas iniciativas tanto nivel nacional como internacional, y ha creado programas bellísimos como el uso de la Marca Chile para los productos que se exportan.  Sin embargo, algo pasa en el extranjero que después de esos cinco primeros minutos de asombro y amabildad, pareciera que la marca Chile queda sin contenido para profundizar. Quizás es falta de presupuesto, de centrarse en campañas internas en vez de salir a abrirse mercado hacia afuera, o simplemente sentarse en los laureles por haber logrado una imagen de país confiable hace ya dos décadas.

No quiero desconocer lógros en el área del turismo, claro que no los sobre dimensionemos,  pero me atrevo a pensar que ellos son más méritos de la belleza de nuestra Patagonia o de nuestro desierto, que de una estrategia planeada y dirigida. Tampoco desconozco que en un momento la Presidenta se inclinó por darle a Chile una marca de país protector del medio ambiente, pero esta señal ha sido tardía y no alcanzó a permear dentro del gobierno y mucho menos en la sociedad.

Lo que a Chile le falta es ponerse de acuerdo, generar un plan y darle para adelante, con fuerza y sin titubeos. Miremos por ejemplo el caso de Perú, Thailandia o Corea, países que decidieron de manera enérgica y decisiva generar una marca internacional.

Thailandia en medio de la crisis asiática tomo la decisión de generar una campaña turística a nivel mundial que le permitió sortear la crisis que vivían en la región, y usar el turismo como embajador de su marca país.  Posteriormente Thailandia aprovechó su buena imagen ganada a través del turismo, para mostrar la calidad de sus productos y servicios.  Hoy Thailandia recibe 35 millones de turistas al año, además de pasar a ser un centro de inversiones en el sudeste asiático.  

Perú el año 2006 aun no lograba sacarse la imagen de los estragos terroristas de los 90, por lo que de manera consciente y decidida, no por casualidad del destino, aprovechó la invitación de España a un evento gastronómico y apostaron con todo por la campaña Perú Mucho Gusto, sumando como embajador de su marca a Gaston Acurio. Detrás de este primer éxito en su marca como país gastronómico, vino el turismo más allá de Machupichu, y hoy ya es puerta de entrada para nuevos negocios en latinoamerica.

Corea del Sur el año 2008, liderados por su presidente Lee Myung -Bak , y después de una asesoría realizada por Harvard,  se propusieron llevar al mundo su cultura: su ancestral tradición junto con las nuevas apuestas musicales y nuevas corrientes de comics animados y video juegos.  El éxito incluso lo vemos nosotros en Chile con la influencia que ha tenido en los jóvenes su música y juegos electrónicos.

En este mundo globalizado, Chile debe salir al mundo y mostrar todas su bondades, su gente, y todas las oportunidades que en nuestros país se pueden encontrar.  No podemos seguir trabajando nuestra imagen país sólo amparados en la confianza que nos ganamos 20 años atrás, aunque debemos cuidarnos de no perderla.  Hay que avanzar, y darle contenido a nuestra marca: el país de la astronomía, de los mapuches y su medicina natural, de los poetas, de la minería, del trabajo agrícola sustentable, protector del medio ambiente, de un océano protegido.  Con algo de prisa y sin ninguna pausa, esperamos que el nuevo Canciller y su equipo avancen antes que otros países ocupen nuestro lugar. 

 

#Tags


Seguir leyendo