Opinión

Inmobiliaria popular


Señor director:

La “inmobiliaria popular” en Recoleta evidencia la falta de viviendas para arriendo en anuncio de obras municipales de Santiago a 2020. Pero se omiten las a ubicarse en barrio Matta (Copiapó con Cuevas). El terreno fue adquirido para 90 viviendas por $ 1.570 millones (58.530 UF) por el Programa de Revitalización de Barrios e Infraestructura Patrimonial Emblemática (PRBIPE-Subdere con apoyo BID). O sea, cada vivienda contará con 650 UF solo para pagar suelo. El alcalde Alessandri las consideraría en propiedad con subsidios habitacionales Minvu, obteniendo 1.170 UF adicionales por vivienda. Si se considera concretarlas con otro aporte PRBIPE, cada vivienda obtendría subsidios acumulados por 2.000 UF. Casi el doble de un subsidio habitacional.

Para Razmilic (CEP, 2015), entregar vivienda subsidiada central en propiedad es un error al no garantizarse su permanencia en el tiempo como “social” por la tentación de venderla, dada su plusvalía. Además, la Nueva Agenda Urbana y la Agenda 2030, la Política Nacional de Desarrollo Urbano (Minvu, 2014), las propuestas para Política de Suelo (CNDU, 2015) y el Pladeco de Santiago (2014) coinciden en profundizar el arriendo subsidiado para lograr el acceso a viviendas bien ubicadas.

Así, es cuestionable destinar los escasos recursos públicos a viviendas en propiedad que no perdurarán. No solo las políticas municipales necesitan revisarse: ¿por qué Subdere y Minvu no condicionan sus recursos a viviendas más justas en arriendo? Esto ayudaría a revertir la segregación urbana. Recoleta ya lo está haciendo con muchos menos recursos.

Jaime Pujol Carabantes

Seguir leyendo