Carlos Correa

Carlos Correa

Consultor en opinión pública. Ex Secom (s)

Opinión

La señal política de las subsecretarías


Cuando se nombren los subsecretarios ( o cuando se filtren antes) habrá que mirar más allá de la suma simple de cómo quedó cada partido de ChileVamos en la nueva distribución de poder. También será interesante ver si Piñera complace a su ala liberal, que fue muy castigada en las designaciones ministeriales. Pero hay algunas subsecretarías que darán señales particulares más allá de la foto general.

Una primera es la Subsecretaría del Interior, que tendrá de menú de entrada el difícil puzle respecto al general director de Carabineros. El gobierno actual había apostado a la llamada “verdad judicial” para salvar el destino de Villalobos, pero el fallo lo dejó en mal pie al general. Aun así es difícil que este gobierno decida tomar una decisión respecto a su futuro, con el riesgo de nombrar a un sucesor que no sea del agrado de los futuros inquilinos de La Moneda.

Por los trascendidos, pareciera que Rodrigo Ubilla repite el plato, junto con el ex diputado Claudio Alvarado en la Segpres. Esto es consistente con la señal del presidente electo respecto a su comité político: no correr riesgos apostando a equipos que se conocen y que han funcionado bien.

Otra señal interesante en el mismo ministerio es la Subsecretaría de Desarrollo Regional. Este cargo es de gran importancia, pues tiene una profunda decisión en la repartición de los recursos a los municipios y gobiernos regionales. El 2020 será la primera elección de gobernadores, lo que convierte este cargo en un bien apetecido por los partidos. Habrá que ver hacia donde se inclina la balanza o como en otros casos, Piñera opta por un técnico neutral que de garantía a todos y minimice los conflictos y malos entendidos. También la oposición pondrá mucho ojo en esta repartición, pues más que nunca el año 2020 será premonitorio para las siguientes elecciones presidenciales.

También habrá que poner lupa en qué pasa con la Subsecretaría de Relaciones Exteriores. La reciente entrevista de Roberto Ampuero a este medio reafirmó varias dudas sobre la real capacidad del escritor para conducir los difíciles derroteros que vendrán en América Latina. Un subsecretario con conocimiento técnico y con suficiente capacidad de adaptarse a la personalidad del canciller es cada vez más necesario para sostener la arriesgada apuesta de Piñera.

Otra de las audacias de Piñera en el Ministerio de Desarrollo Social abrió los apetitos de los partidos, pero en un sentido contrario. Moreno parece ser una de las estrellas del futuro gobierno y muchos querrán estar, aunque sea como actor de reparto, en su ministerio. En dicha repartición hay dos subsecretarías: la de Evaluación Social y la de Servicios Sociales. En el papel, la segunda repartición se ve mucho más atractiva, aunque una reforma a la evaluación de proyectos es siempre un sueño de la derecha.

También habrá que anotar qué hace el presidente electo en aquellos ministerios de gran envergadura donde eligió independientes para que estuvieran a cargo. La señal que buscará un subsecretario más político en cada caso puede abrir frentes de disputa en un gobierno que exhibe, hasta ahora, una baja conflictividad interna. Un ejemplo de ello puede ser el Ministerio de Salud, donde las atractivas Subsecretarías de Redes Asistenciales y Salud Pública son apetecidas por los partidos, por la can tidad enorme de recursos que manejan y la alta visibilidad pública que tienen. También habrá que anotar si opta por complacer a los partidos o, como la vez anterior, le pregunta al Ministro.

#Tags


Seguir leyendo