Opinión

Operación Huracán


SEÑOR DIRECTOR
La PDI es la segunda institución mejor evaluada por la ciudadanía. Ha investigado los casos más emblemáticos de la historia policial chilena, colaborando estrechamente con la justicia en el esclarecimiento de delitos asociados con derechos humanos. Fue pionera en la creación de unidades especializadas en delitos complejos. En 1941 fue capaz de desarticular a grupos tan sofisticados como fueron las redes de nazis que operaban en nuestro país. Hablar de inteligencia nunca será nuevo para un detective. En este contexto, llama la atención la iniciativa de Carabineros -una institución del Estado no deliberante- de solicitar al FBI que pericie los equipos incautados con pruebas de la denominada “Operación Huracán”. Esta actitud siembra un manto de duda innecesario, que no le hace bien al cuestionado sistema de seguridad y justicia, precisamente a partir de una investigación en la que el propio Ministerio Público cuestiona severamente el rol profesional de un organismo auxiliar de la justicia, como es Carabineros. Solo como dato de contexto, el Laboratorio de Criminalística Central de la PDI, desde 2011, es el único en el país cuyos procedimientos periciales y áreas de trabajo se encuentran bajo la norma ISO 9001:2015, con el objetivo de entregar certeza científica de los peritajes que solicite la fiscalía o un tribunal.
No le hace bien al sistema de justicia penal ni a la ciudadanía recibir señales erróneas sobre la idoneidad de una policía que se ha caracterizado por cumplir a cabalidad su rol -la investigación de delitos- apoyada en la ciencia y en la técnica, tal como lo avala su historia y lo reconocen los chilenos.
Fernando Ilabaca Reyes
Presidente Círculo de Oficiales Generales en Retiro Policía de Investigaciones

Seguir leyendo