Opinión

Protección a fiscales


Señor director:

Quienes conformamos la Asociación de Fiscales de Chile requerimos que las autoridades encargadas de la seguridad pública se hagan cargo de la violencia que se ha empezado a ejercer contra los fiscales del Ministerio Público, con las graves consecuencias que ello implica para el Estado de Derecho y para la integridad física y psíquica de quienes desempeñamos el rol de persecutores penales.

A diferencia de otros estamentos, los fiscales del Ministerio Público no contamos ni con vehículos del Estado, ni con conductores, escoltas, ni guardias de seguridad (salvo extremas excepciones), lo que nos pone en una situación de alto riesgo. Un ejemplo es lo vivido por el fiscal de Puerto Montt, agredido por una turba, o por el persecutor cuyo domicilio fue objeto de un atentado incendiario, solo por nombrar dos entre cientos de casos de violencia ejercida contra fiscales. Y sin contar las amenazas de las cuales a diario somos víctima.

La situación de violencia que vivimos en el ejercicio de nuestros cargos es el germen de un proceso de decadencia institucional que nos negamos aceptar, razón por la cual hoy, como ciudadanos, exigimos a las autoridades competentes que adopten medidas eficientes para impedir casos como los sucedidos.

Trinidad Steinert Herrera
Presidenta Asociación Nacional de Fiscales del Ministerio Público

Seguir leyendo