Diego Schalper

Diego Schalper

Diputado electo

Opinión

Seguridades, derechos sociales y solidaridad


“La labor que haga este Ministerio (entiéndase el Ministerio de Desarrollo Social) es clave para la continuidad de la centroderecha  en el Gobierno”, señaló Alfredo Moreno, recién designado Ministro para dicha cartera. Tiene razón: la tarea fundamental del Gobierno del Presidente Piñera es demostrar que la centroderecha es más capaz de asegurar condiciones mínimas de vida digna para todos los ciudadanos. Así, es efectivo que la proyección de ChileVamos se juega en ser capaz de liderar una transición social en Chile, a partir de la cual ya no solamente todos puedan participar de los procesos políticos, sino más bien cuenten con las garantías básicas necesarias para poder ser realmente parte de la vida social.

En el contexto de esa tarea aparecen tres conceptos fundamentales, que debiesen formar parte del léxico cotidiano de una centroderecha moderna con compromiso social.

El primero es el concepto de seguridades, a partir del cual deben generarse políticas públicas que sean capaces de sentar pisos mínimos de certezas para todos, aplacando las “angustias de futuro” que padecen gran parte de nuestros compatriotas. En simple: no es posible hablar de libertad ni de participación social cuando se vive aterrado de perder el trabajo, de enfermarse, de endeudarse o incluso de envejecer. Así, propuestas como la “red de clase media protegida” van en la dirección correcta.

El segundo es el rescate y adecuada formulación del concepto de derechos sociales. Para eso es preciso desafiar el mito de origen establecido por ciertos intelectuales, acentuando el vínculo que tienen los derechos sociales con la economía social de mercado de la Alemania de postguerra y con el Estado social de derechos. ¿Por qué es importante? Porque de ese modo podrá formularse un nuevo relato sobre los derechos sociales, donde la cooperación público–privada, la provisión mixta, la priorización de los sectores vulnerables –en vez de la pretendida “universalidad”–, la responsabilidad fiscal, el cofinanciamiento y la gradualidad serán notas esenciales de dichos derechos. Así, la centroderecha tiene que atreverse a desafiar el modelo de las “promesas sociales” que ofrece la izquierda, proponiendo derechos sociales realistas, sustentables y efectivos.

Y el tercero es el cuarto pilar del programa de Gobierno del Presidente Piñera; a saber, la solidaridad. Este concepto permite resguardar la libertad y poner a la persona al centro del desarrollo, eliminando afanes estatistas y hegemónicos. No obstante, sitúa al individuo en el contexto de una comunidad, exigiéndole deberes para con el resto y afirmando que la felicidad personal supone el desarrollo de condiciones de dignidad para todos. De ese modo, el Estado debe incentivar que las personas se organicen, de manera que sea la sociedad civil el sostén principal del bien común. Esa es la revolución de la solidaridad, que permite superar la vieja pugna entre los individuos y el Estado.

Seguridades, derechos sociales y solidaridad: tres conceptos claves para que la centroderecha responda a las expectativas profundas que ha cifrado la ciudadanía en ellas. Recogerlos y materializarlos en propuestas, relatos y políticas públicas es –como bien advierte el Ministro Moreno– la clave para el futuro de Chile Vamos.   

 

 

#Tags


Seguir leyendo