Sorpresa electoral

Autor:


SEÑOR DIRECTOR

Desde la noche del domingo hemos visto los más curiosos análisis sobre la gran sorpresa electoral de ese día. Los viudos de la Nueva Mayoría y los desconcertados y ahora más aterrizados líderes del Frente Amplio, han tejido toda clase de teorías elusivas de la realidad para explicar, pero sin reconocer, el importante viraje del país hacia la racionalidad y el desarrollo con una aplastante mayoría.

Pero no nos veamos la suerte entre gitanos. Alejandro Guillier se presentó como un continuador de Michelle Bachelet y ella puso todo su legado en la parrilla. Sebastián Piñera ofreció un país más normal, en el cual todos trabajemos con unidad por un mejor futuro. Y lo que pasó el domingo es que entre estas dos opciones, el país eligió, con una mayoría definitiva, el camino de la unidad, la normalidad y el desarrollo que ofrecía Piñera. El plebiscito entre esas dos opciones fue ganado por la oferta de centro derecha y el legado de Bachelet tuvo muy pocas preferencias. De ahí su cara esa noche. No era pena por Guillier, sino por ella.

Sebastián Piñera tiene ahora una gran responsabilidad: satisfacer en un grado alto las expectativas de la inmensa población que votó por su oferta. Quieren más trabajo, mejores sueldos y una razonable protección social que, sobre todo, les entregue oportunidades para surgir en la vida.

Gerardo Jofré

Seguir leyendo