Un gentilicio con matices…

Autor: Ricardo Hepp


Los naturales de América -en cuanto continente- son americanos. El problema comienza cuando a los naturales de Estados Unidos se les denomina americanos, como ocurre en textos de prensa y en conversaciones informales (y algunas formales). El lector Rafael Herreros H., que es ingeniero acústico, señala que leyó en la sección Sociedad de La Tercera un interesante artículo que, en la bajada del título, señala “el debut del pianista ‘americano’ Tzimon Barto. En rigor, la periodista debió escribir ‘el debut del pianista estadounidense Tzimon Barto’. Creo que los estadounidenses suelen referirse a sí mismos como ‘americanos’, lo que me parece un abuso del lenguaje”.

Bueno, hay matices. El diccionario de la Real Academia Española, DRAE, indica en su segunda acepción que americano “suele aplicarse restrictivamente a los naturales de Estados Unidos y a todo lo relativo a este país: (por ejemplo) costumbres americanas”. Pero, desaconseja el empleo de “americano” para referirse exclusivamente a los habitantes de los Estados Unidos. El uso se explica por el hecho de que los estadounidenses utilizan a menudo el nombre América para referirse a su país. Así, el gentilicio más apropiado para designar a los habitantes de ese país es estadounidense, como sostiene el lector Herreros.

La fundación del Español Urgente recuerda que el mismo diccionario, en su tercera acepción, recoge la forma “norteamericano” como adjetivo sinónimo de estadounidense, aunque en propiedad este término sería también aplicable a los naturales de los otros dos países que conforman América del Norte, además de Estados Unidos: Canadá y México.

Para evitar confusiones es preferible emplear estadounidense.

Conciliación censal

¿Cuántos somos los que vivimos en Chile? ¿17,5 millones de habitantes? y, si son más, ¿cuántos más? El lector Sergio Donoso Salgado, que es ingeniero, indica que La Tercera informó de manera destacada que, según el INE (Instituto Nacional de Estadísticas), la población de Chile llega a 17,5 millones de habitantes. “Pero la información es incorrecta. Todos sabemos que somos más de 18 millones de habitantes. Lo que el INE informó es la población efectivamente censada, lo que es muy distinto a la población total”.

Cierto, no es lo mismo. La respuesta a esta inquietud la entregó la propia directora del INE, Ximena Clark, que el diario entrevistó el sábado pasado. Ella coincide con la observación del lector Sergio Donoso, y sostiene que en los medios se han publicado informaciones que generan confusión. El punto central es la “conciliación censal”, fase que no se ha completado a la fecha. Ella también subraya que el INE no debe especular y, aunque muchos quieren saber antes los resultados de un censo, no es prudente darlos a conocer sin que se haya completado el proceso técnico.

La directora Clark dice que es efectivo que “tenemos una proyección de 18,3 millones de habitantes, pero solo después del proceso de conciliación censal, que parte en abril, tendremos una estimación de la población omitida, y ésta, sumada a la población efectivamente censada, dará una estimación de la población total del país”.

Habrá que esperar algunos meses más para saber con cierto rigor cuántos somos.

Seguir leyendo