Opinión

Vías exclusivas


SEÑOR DIRECTOR

Sin pretender polemizar con Cristóbal Pineda sobre el tema de las vías exclusivas en su carta publicada el martes, quiero aclarar que este no es un asunto de privilegios sino de eficiencia: las pistas de circulación de las vías fueron hechas para ser usadas, no para permanecer vacías.
Si las pistas “solo buses” de una vía no se usan o se usan poco, mientras las otras están atochadas, su uso es ineficiente. Esto es un costo social, al que habría que agregar el costo social de la contaminación que generan los motores funcionando inútilmente en el taco. Si de cuentas se trata, los automovilistas pagan con creces el costo de la infraestructura vial en impuestos a la gasolina y permisos de circulación, mientras el transporte público goza del privilegio de los millones de dólares de pérdidas del Transantiago. Sí, el espacio vial es escaso respecto del número de vehículos que hay en la ciudad, compartamos pues la pena, pero pensemos porqué hay tantos vehículos mientras el Transantiago pierde pasajeros año a año.

Renato Schulz
Economista
MSc Reg&Urbn Planning, LSE

Seguir leyendo