30 años de la Concertación: La epopeya del plebiscito


La principal dificultad del naciente entendimiento entre la DC y parte de la izquierda fue la incredulidad ciudadana en que se podía vencer a Pinochet en un plebiscito organizado por el propio gobierno.

Andrés Zaldívar: “Cuando dijimos que íbamos a entrar al plebiscito, Helmut Kohl, canciller alemán de la época, se rió porque nunca pensó que con el plebiscito íbamos a sacar a Pinochet, pero a pesar de eso nos apoyó. La verdad es que era una causa imposible de lograr y creo que se ganó porque hubo una mística y una fuerza de voluntad en el sector. Yo creo que terminamos con una alianza completa que termina después en la conformación de la Concertación”.

Luis Maira: “Nunca una fuerza no gobernante ha organizado un aparato internacional equivalente al que nosotros hicimos en ese tiempo. Nosotros convertimos a los gobiernos de la mayoría de los países de Europa, a varios de América Latina y también de otros lugares, en aliados naturales de una coalición que no era nada, que era un grupo de personas. Los partidos no tenían existencia real y sin embargo se fue convirtiendo en la encarnación de una voluntad efectiva muy amplia de todos los chilenos”.

Ricardo Lagos: “Había una simpatía hacia lo que hacíamos, pero lo más importante fue después. Cuando tú llegabas a regiones apartadas y te decían: ‘sí, ustedes van a estar en Santiago, pero nosotros estamos solos aquí’. Entonces les decíamos: ‘no se preocupen, el día del plebiscito, va a llegar un observador extranjero a tal parte a estar con ustedes’. ¡Llegaron más de 2.000 observadores extranjeros! Y todos aceptaron cuando se les dijo, ‘usted váyase a tal parte’. Todos fueron y eso yo creo que es muy importante. Es importante agregar que el Partido Comunista no creía en esta vía y, de hecho, se opuso mucho tiempo a la inscripción de los registros electorales”.

Seguir leyendo