Bancada “feminista” pide consagrar igualdad salarial en Constitución

Autor: Isabel Caro

Parte de la denominada bancada “feminista” en el Congreso.

Diputadas llaman a profundizar reforma a la Carta Magna que impulsa La Moneda, que establece como deber del Estado promover la equidad de género.


Hasta la Comisión de Constitución de la Cámara llegaron hoy las diputadas Camila Vallejo (PC), Karol Cariola (PC), Maite Orsini (RD) y Maya Fernández (PS) para presentar, en representación de la bancada feminista Julieta Kirkwood, una serie de indicaciones al proyecto de reforma constitucional impulsado por el Ejecutivo y que establece como deber del Estado promover la equidad de género.

La iniciativa, liderada por la propia ministra de la Mujer y la Equidad de Género, Isabel Plá, es parte de la Agenda Mujer que impulsa La Moneda para hacer frente a las recientes movilizaciones feministas. Sin embargo, para las parlamentarias de oposición el proyecto enviado por el Ejecutivo es “insuficiente” en términos de “garantizar”, en la práctica y en todos los ámbitos de la vida de las mujeres, como un derecho la equidad de género.

Así, hoy las diputadas presentaron ante la comisión que revisa el proyecto propuestas que -a su juicio- harían “más efectiva” la iniciativa de La Moneda.

La idea de la bancada feminista es que la reforma constitucional aborde de forma más específica los deberes y obligaciones que tiene el Estado para dar cumplimiento al derecho a la equidad de género, además de revisar cada uno de los derechos consagrados en la Constitución desde una perspectiva de género.

Las indicaciones

En ese sentido, plantean, por ejemplo, consagrar en la Carta Magna la igualdad salarial entre hombres y mujeres, reponiendo así una de las propuestas contempladas en la reforma constitucional que fue enviada al Congreso por la administración anterior, además de garantizar el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia y el derecho a una educación inclusiva y no sexista.

En su indicación también proponen establecer como derecho constitucional de todas las personas la “autonomía de su propio cuerpo y la protección de su libertad e indemnidad sexual”.

Por otro lado, el texto busca fijar como un deber del Estado el garantizar “especialmente el derecho a la salud sexual y reproductiva”, el de “implementar los mecanismos legales necesarios para reconocer el trabajo doméstico y de cuidados no remunerado” y el de promover la “representación paritaria de mujeres y hombres en los cargos de funciones públicas, así como en las instancias de dirección y decisión”.

En otro aspecto, la propuesta de las parlamentarias introduce un nuevo título respecto de los “deberes del Congreso” con el fin de establecer como uno de ellos el de “tutelar, legislar y promover medidas afirmativas que garanticen la igualdad plena de goce y ejercicio de los derechos establecidos por la Constitución”, en especial, “respecto de niños, niñas, mujeres, adolescentes, de la tercera edad, y personas con discapacidad”.

Asimismo, las diputadas plantean modificar el artículo 78 de la Carta Fundamental para promover en el marco del nombramiento de los jueces de la Corte Suprema criterios de “paridad de género”, tanto en la propuesta como en la conformación final de la terna.

Las diputadas instaron al Ejecutivo a acoger sus propuestas. “Si el gobierno realmente tiene un interés de generar un cambio constitucional con efectos concretos tienen que entender que la necesidad de una reforma estructural es urgente. No necesitamos cambios cosméticos, sino reales”, dijo Cariola.

La diputada Vallejo, en tanto, señaló que la propuesta del gobierno “nos parece insuficiente en la medida que puede quedar en una especie de declaración más que terminar con las discriminaciones”.

Ante el debate, la ministra Plá aseguró a La Tercera que el gobierno va a “escuchar a todo el espectro de especialistas invitados a exponer a la comisión para poder formarnos una opinión”.
Sin embargo, enfatizó en que “es muy importante tener presente que la reforma es un proyecto que está en el marco de una agenda de equidad de género y no hay que evaluarlo de manera aislada”.

Seguir leyendo