La Tercera

Cómo son las mujeres que llegarán al Congreso a partir del 11 de marzo

A partir de este domingo habrá 43 parlamentarias entre ambos hemiciclos. Aunque su perfil como grupo es más progresista que el de sus colegas varones en temas valóricos, se explica por temas ideológicos: el 60% pertenece a bloques de izquierda. De todas formas, asoman algunas diferencias cuando se compara a nivel de coaliciones.


Será todo un hito en la vida republicana chilena. Desde este 11 de marzo, 43 parlamentarias -35 diputadas y ocho senadoras- integrarán el Congreso Nacional, la cifra más alta de su historia. Tras la Ley de Cuotas, tanto la Cámara Baja como el Senado mejoraron su representatividad, aunque igual entre ambas la proporción todavía es baja: apenas supera el 20%.

En la Cámara de Diputados, habrá 13 representantes de Chile Vamos, 13 de la Nueva Mayoría y la DC, siete del Frente Amplio, una del PRO y una de Fuerza Regionalista. En tanto, en la Cámara Alta son seis parlamentarias de la Nueva Mayoría y la DC –tres de ese partido, dos del PPD y una del PS- y dos de Chile Vamos: la presidenta de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe, y Carmen Gloria Aravena, de Evópoli.

¿Pero cómo piensan estas parlamentarias? En el marco del Día Internacional de la Mujer, La Tercera PM realizó un análisis por sexo a las posiciones que las parlamentarias fijaron en la antesala de su llegada al Congreso.

Usando como bases la encuesta hecha en noviembre por Reportajes de La Tercera a más del 90% del nuevo Parlamento y el análisis de la Unidad de Investigación al perfil de los legisladores, ésta es la fotografía de sus posiciones.

Más progresistas, pero por ideología

Una mirada inicial haría que fuera sorprendente la diferencia entre las mujeres y los hombres de la Cámara en temas ideológicos. Por ejemplo, el 62,9% de ellas está a favor de aprobar el matrimonio homosexual, contra sólo el 42,2% de los hombres; el 57,1% respalda la adopción de parejas del mismo sexo, contra el 45,5% de los varones; el 57,1% apoya autorizar la eutanasia (45,5% de los hombres) y el 40% ampliaría las tres causales del aborto, contra apenas el 18,2% de los legisladores.

Sin embargo, las cifras no cuentan toda la historia. La diferencia se explica en buena parte porque la proporción de legisladoras en los bloques de centroizquierda es más alta que en Chile Vamos. De hecho, el 60% de las diputadas pertenecen a la Nueva Mayoría, la DC, el Frente Amplio o el PRO. Así, la distancia en estos temas se explica más por ideología que por género.

Incluso, las mujeres de Chile Vamos son a veces más conservadoras que los hombres en estas materias. Un ejemplo: ninguna de las 13 diputadas del bloque aprobaría la despenalización de la marihuana, algo que sí harían el 15% de los 59 parlamentarios varones.

En el caso del Frente Amplio, las diferencias entre las 7 diputadas y los 13 diputados son menores. Prácticamente en todos los temas la alineación es perfecta, y cuando no es así, los porcentajes son por diferencias de uno o dos parlamentarios que tienen una postura distinta al promedio del bloque.

Sí se nota una diferencia entre las diputadas de la Nueva Mayoría y la DC con sus pares hombres, en el sentido de que ellas tienen posturas más liberales en lo valórico, aunque en ambos géneros dichas posiciones son mayoritarias. Por ejemplo, todas las legisladoras del bloque encuestadas se mostraron a favor de respaldar el matrimonio igualitario, algo rechazado por el 20,5% de los parlamentarios del bloque. Algo idéntico de lo que pasa con la despenalización de la marihuana.

Hay temas donde incluso hay posiciones opuestas. Sobre ampliar las tres causales del aborto, por ejemplo, mientras el 46,2% de las diputados del bloque está a favor, el 65,9% de los legisladores de esa cámara lo rechaza.

En el Senado, la comparación es más difícil de hacer, por las proporciones más pequeñas de los bloques y porque tres de los cinco partidos que tienen legisladoras –el PS, la UDI y Evópoli- tienen sólo una parlamentaria.