DC manifiesta reparos al PS y pide dos años de presidencia de la Cámara

Autor: Isabel Caro

La mesa negociadora de la Nueva Mayoría y del Frente Amplio reunida ayer en la sede del Partido Socialista. Foto: Laura Campos

Representantes de la falange pidieron que el criterio de proporcionalidad no se aplique en el caso del máximo cargo de la mesa.


Fueron los representantes de la DC, Gabriel Silber y Pablo Lorenzini, quienes le transmitieron ayer sus reparos al PS respecto del criterio de proporcionalidad que propuso ese partido para distribuir los cupos de las comisiones y de la mesa de la Cámara.

La objeción se planteó durante la reunión que sostuvo durante la mañana la mesa negociadora, en la que también participaron miembros de los otros partidos de la Nueva Mayoría y del Frente Amplio. Esto, en momentos en que en la antesala de la cita representantes de la tienda liderada por Álvaro Elizalde advirtieron que, en el marco de la negociación, se debía respetar la supremacía de los socialistas en la Cámara, luego de que lograran 19 escaños en las pasadas elecciones, superando en más del doble a sus socios de coalición.

Así, desde la DC le recordaron a los negociadores socialistas -Daniel Melo, Manuel Monsalve y Maya Fernández- que durante la administración actual el PS se adjudicó la presidencia de la corporación por dos años, primero con Osvaldo Andrade y luego con Fidel Espinoza, mientras que la DC sólo la tuvo por un año, a pesar de que en ese momento era la falange y no el PS la colectividad más numerosa de la centroizquierda.

El mensaje de la DC buscaba evitar que el criterio de proporcionalidad que se impuso ayer en la negociación por las comisiones se extrapolara también a la presidencia y las vicepresidencias de la nueva mesa, lo que le abriría la posibilidad a la falange -que quedó con 14 escaños en la Cámara- de aspirar a dos años liderando la testera.

Consultado por La Tercera, el diputado Lorenzini explicó que “les manifestamos al PS que si bien ellos tienen más diputados que nosotros, nos interesaría tener dos presidencias en el período de los cuatro años”. Y agregó: “Ellos recibieron bien lo que les dijimos de que como les tocó a ellos en este período, nos podría tocar ahora un poco a nosotros, pero el tema quedó abierto”.

En ese sentido, consultado sobre la petición de sus pares de la falange, Melo sostuvo que “nosotros tenemos como objetivo generar todas las condiciones para posibilitar y viabilizar un entendimiento de todo el conjunto de fuerzas políticas de la centroizquierda”, agregando que los socialistas no van a ser una “piedra de tope”.

En la reunión también participaron por el Frente Amplio el diputado Giorgio Jackson, la presidenta de Poder Ciudadano, Karina Oliva, y el presidente del Partido Humanista, Octavio González; por el PC, la diputada Camila Vallejo; por el PPD, la jefa de bancada de la colectividad, Loreto Carvajal; por el PR, la diputada Marcela Hernando; y por la Federación Regionalista Verde Social, Alejandra Sepúlveda. Tras el encuentro, los democratacristianos valoraron la conversación, aunque advirtieron que no está cerrada la posibilidad de negociar con Chile Vamos, en caso de que la instancia con la Nueva Mayoría y el Frente Amplio no los deje conformes.

“Como diputados de la DC tenemos un acuerdo: no vamos a entregar al futuro gobierno la gobernabilidad de la Cámara de Diputados.Y en la medida que aquí vamos avanzando y tenemos acuerdo, bien. Si esto no resultara, nosotros vamos a conversar con quien corresponda”, sostuvo Lorenzini, agregando que esto se trata de un acuerdo meramente administrativo y no político.

Los acuerdos

Pero más allá de los reparos de la Democracia Cristiana, la mesa negociadora logró ayer despejar varios puntos.

Por ejemplo, se le concedió al Frente Amplio su petición de que durante la negociación sean considerados como bloque y no a partir de la representación de cada uno de los partidos que integran el conglomerado en la Cámara. Esto, luego de que el FA resolviera desisitir de la presidencia y apostar por las comisiones.

Durante la cita, además, se fijó como criterio para la negociación de las comisiones que los partidos que tienen una mayor representación accederán a más cupos, lo que, de concretarse, favorecería la representación del Frente Amplio. De hecho, se hicieron cálculos númericos para proyectar el eventual esquema.

Según asistentes, primero se calculó que todos los negociadores representan un 54% del total de la Cámara. En ese marco, se concluyó que del total cupos para integrar las comisiones (325), a la futura oposición le corresponderían 174.

Como el FA representa un 24,09% de la oposición en la Cámara, le corresponderían alrededor de 40 cupos, seguidos por el PS, que representa un 22,89%. Y así con cada una del resto de las colectividades.

A ese esquema se suma el factor de la “relevancia” de cada una de las comisiones, las que fueron catalogadas en tres grupos como “muy importantes”, “medianamente importantes” y “poco imporantes”.

En el caso de las “muy importantes” -la que consta de ocho comisiones, entre ellas, Hacienda, Constitución, Educación y Salud-, la futura oposición tendría siete cupos en cada una de ellas (a Chile Vamos le corresponderían seis), sumando 56 cupos a repartir.

Por eso, durante la cita, en la que cada partido expresó cuáles eran las comisiones de mayor interés para sus bancadas, se advirtió que existen varias en que podría entramparse la negociación. Esto, porque son precisamente dichas comisiones las que son prioritarias para la mayoría de las colectividades.

Pero más allá de las proyecciones iniciales, la negociación sigue abierta. Mañana, de hecho, se reunirán nuevamente los integrantes de cada partido para avanzar en la conformación de la mesa.

Se espera que en esa oportunidad se logre zanjar el acuerdo, ya que los nuevos diputados deberán elegir el próximo domingo 11 de marzo -previo a la ceremonia del cambio de mando- a la futura testera.

Seguir leyendo