El día en que el Senado homenajeó a Antonio Horvath por su compromiso con los temas medioambientales

AgenciaUno

Un grupo transversal de parlamentarios solicitó nombrar "Ley Horvath" a la iniciativa que incentiva el desarrollo de generadoras residenciales.


A las 16.21 horas del pasado 9 de enero comenzó la sesión número 78 del Senado en la que se discutió, entre otros temas, el proyecto que modifica la Ley 20.571 con el objetivo de incentivar el desarrollo de generadoras residenciales.

En esa jornada estuvieron presentes 31 parlamentarios entre los que no figuró uno de los principales autores de la iniciativa: el senador Antonio Horvath, quien aquejado de un cáncer guardaba reposo por su delicado estado de salud.

Pese a que no estuvo presente en la sesión, gran parte de la discusión del proyecto giró en torno a él: un grupo transversal de parlamentarios se mostró de acuerdo en denominar como “Ley Horvath” la norma ingresada al Congreso en 2013.

“Efectivamente el 9 de enero de este año, votamos a favor de ese proyecto, que en palabras simples, modificaba la ley y permitía impulsar el desarrollo de generadoras residenciales, haciendo que fueran compatibles con los sistemas eléctricos del país. Un proyecto del senador Antonio Horvath y del cual además pedimos ponerle urgencia para que se aprobara rápidamente”, relata a La Tercera el senador Francisco Chahúan.

“Lamentablemente en esa fecha Antonio no pudo estar por problemas de salud, pero de todas formas realizamos un reconocimiento a su autor y su enorme aporte en materia energética y medioambiental. Es más, esta ley ya ha sido reconocida en el extranjero, en países como Ecuador y en Estados Unidos, tomando como ejemplo a Chile en materia de energías renovables”, agregó el parlamentario.

Esa tarde de enero el primero en intervenir durante la tramitación de este proyecto fue el senador Baldo Prokurica. Junto con dar su opinión respecto a aspectos técnicos de la iniciativa aprovechó de destacar la importancia de su colega en la promoción de temas medioambientales. “No puedo dejar de felicitar y agradecer al señor Horvath, autor de la moción, quien ha sido un pilar fundamental y un verdadero pionero desde el Congreso y esta Corporación, durante muchos años, en lo relativo al medioambiente y a la generación de energías renovables no convencionales”.

Acto seguido tomó la palabra el ex candidato presidencial Alejandro Guillier. uno de sus amigos en el Hemiciclo y quien recibió el apoyo del fallecido legislador en su campaña a La Moneda: “Con justicia, podría denominarse Ley Horvath”, dijo.

La propuesta de Guillier fue ganando rápidamente apoyos entre los parlamentarios presentes en la sesión, entre ellos del PPD Guido Girardi, en ese entonces vicepresidente del Senado, quien aprovechó la instancia para reconocer el impacto que su colega tuvo entre los integrantes más antiguos de la Corporación.

“A lo mejor, mucha gente, incluso en la Sala, se preguntará por qué le rendimos tanto homenaje. Juzgo que es bueno que una persona sea objeto de ello en vida. Y creo que es preciso decirlo fuerte y claro: Antonio está delicado de salud, pero es un hombre vigente -probablemente, nos está viendo a través de TV Senado-, y quiero que sepa que lo extrañamos”, relató Girardi esa tarde de enero.

“Es alguien que ha marcado una gran presencia en el ámbito de lo verde, de la tierra, de la energía, de lo medioambiental, y sembrado una semilla en muchos de nosotros. He observado, por ejemplo, que el senador señor Chahuán se interesó por los asuntos medioambientales debido a las numerosas veces que conversó al respecto con nuestro colega”, agregó el legislador.

Y continuó: “Lo mismo ocurrió con quien habla, con el honorable señor Bianchi, como también con el senador señor Guillier, quien comenzó a prestar tanta atención al tema sobre todo en el caso de su Región. Recuerdo que el honorable señor Manuel José Ossandón me preguntó con frecuencia cómo podía hacerle algunas consultas”.

El senador Francisco Chahúan, quien también apoyó la propuesta, relata hoy a La Tercera: “Horvath era un hombre lleno de ideas, proyectos y tenía un ímpetud para defender sus propuestas pocas veces visto. Por eso, esa ley finalmente pasó a llamarse Ley Horvath, como reflejo de una vida volcada a lo profesional, humano y legislativo. Muchas más leyes podrían haber llevado su nombre la verdad, porque realmente presentó variados proyectos de energías limpias, defensa Medioambiental, innovación sustentable, entre otros temas”.

“Pero por algo fue, que este proyecto, hoy más conocido como Ley Horvath, lleva su nombre. Nos puso como líderes en la autogeneración eléctrica para viviendas o pequeños negocios, impulsó aún más la instalación de techos solares de edificios públicos, regimientos, escuelas y hospitales. O sea lo que el siempre quiso que fuera”.

El senador Guillier reflexiona: “En Chile las leyes no llevan el nombre de los autores, ni de los inspiradores, pero la gente los conoce como todos. Y fue en justo mérito por la consistencia como diputado y senador en defender no sólo la Patagonia, sino también una forma de vida basada en energías limpias, entre ellas, las no convencionales”, explica a La Tercera.

En agosto del año pasado Antonio Horvath decidió que no buscaría la reelección. Cuatro meses después, el 23 de diciembre, el legislador escribió en su cuenta de Facebook: “Estoy empezando a cerrar mi periodo como parlamentario con enormes satisfacciones (…) Este proyecto conocido como “net metering” lo presentamos imaginando un futuro más sustentable donde existan incentivos para que en nuestros hogares nos podamos auto abastecer a través de energía limpia y renovable además de aportar a cubrir las necesidades de la comunidad”.

#Tags


Seguir leyendo