Gobierno rechaza retraso del proyecto de identidad de género en la Cámara por visita del Papa

El ministro de la Segpres, Gabriel de la Fuente, criticó la decisión del presidente de la corporación de aplazar la votación de la iniciativa por considerarlo "provocativo". Sin embargo, el ministro señaló que "la tramitación de un proyecto no tendría por qué significar un agravio o una molestia".


“Son dos materias totalmente distintas”. Con estas palabras el ministro de la Segpres, Gabriel de la Fuente, criticó la decisión del presidente de la Cámara de Diputados, Fidel Espinoza (PS), de retrasar la discusión del proyecto de identidad de genero por la visita del Papa Francisco al país.

El parlamentario aseveró que votar la norma el mismo día en que el Pontífice inicia sus actividades en la Región Metropolitana es “provocativo”, y aseguró el proyecto se abordará en la Sala de la Cámara la semana siguiente.

En este contexto, el titular de la Segrpes manifestó desde La Moneda que “esperamos que los cambios legislativos se lleven a cabo en su propio mérito y no existan interferencias que no sean más allá de las que tengan relación con el sentido de cada uno de los proyectos”.

De esta manera, De la Fuente aseguró que la tramitación de la iniciativa y la visita de la máxima autoridad religiosa “son dos materias totalmente distintas. Una es la visita del Papa Francisco que el gobierno espera se desarrollo con total normalidad y congregue a todos los católicos y a aquellos que quieran escuchar la palabra del Papa (…) y otra cosa distintas son los trámites legislativos y el funcionamiento de las instituciones”.

“Creemos que todas las instituciones tienen que seguir funcionando con total normalidad. Sería extraño por ejemplo que el Poder Judicial a propósito de la visita del Papa dejara de funcionar, o alguna sala de la Corte Suprema. Esperamos que cada una de las instituciones cumpla con su tares”, añadió el ministro.

En esta línea, consultado directamente sobre si el Ejecutivo comparte o no la decisión de Espinoza, el secretario de Estado indicó: “Son materias totalmente distintas, que corren por cuerdas totalmente separadas. La tramitación de un proyecto no tendría por qué significar una afrenta, un agravio, una molestia, una complicación para una visita que sabemos que va a ser muy bienvenida para todos los chilenos”.

Seguir leyendo