Mesa DC condiciona voto político de junta nacional a congreso ideológico

La presidenta de la DC, Myriam Verdugo. Foto: Alexander Brown

El sector progresista respondió que esa atribución solo la tiene la junta nacional y que la interpretación de la mesa apunta a evitar la renuncia de Gutenberg Martínez.


A cinco días de la última junta nacional de la Democracia Cristiana aún no existe una definición clara entre los sectores de la colectividad respecto al voto político que se aprobó en esa instancia partidista.

El sábado se impuso la opción A -promovida por el sector progresista- por sobre la alternativa que presentaba el grupo cercano a Gutenberg Martínez. En el voto político, que ganó con 152 sufragios, se indicaba que “el partido desarrollará todos los esfuerzos, en el marco de la oposición, para impedir que se produzca algún retroceso en los derechos y conquistas que han beneficiado a los más vulnerables”.

Ante esta resolución, el ala progresista interpretó este párrafo como una señal clara de que la DC está abierta a dialogar con todas las fuerzas de oposición, “sin veto”, por lo que no se descartaría un eventual acercamiento con el Partido Comunista y el Frente Amplio.

Sin embargo, este miércoles, tras una reunión que sostuvo Martínez con los miembros de la mesa en la sede de la colectividad -que duró por más de una hora y en el que confirmó que se mantenía en un proceso de reflexión-, la presidenta de la DC, Myriam Verdugo, hizo una interpretación distinta del voto político resuelto, condicionando ese texto y el acuerdo de la junta nacional a lo que finalmente resuelva el congreso ideológico del partido.

“Insistimos que para nosotros la junta nacional pasada no era el momento para tomar este tipo de decisiones (de alianzas políticas). Creemos muy fehacientemente que es el congreso ideológico, programático y orgánico, la instancia para resolver tanto lo que es la Democracia Cristiana como con quiénes nos vamos a alinear”, dijo la timonel. De hecho, agregó que “hoy lo que dice ese voto es que nosotros somos oposición, para tratar de defender los avances sociales logrados. No nos vamos a poner un marco político partidario para ningún lado”.

Sus dichos iban, además, en la misma línea de la declaración pública que emitió el domingo la directiva de la colectividad, solo unas horas después de la junta nacional. “Reiteramos que (el voto político) en su cuarto punto dice que ‘la Democracia Cristiana desarrollará su oposición de manera democrática, fiscalizadora y propositiva, para lo cual no se requerirá de coalición”, se señalaba en el texto.

Al interior del partido consideraron que esa precisión fue un gesto a Gutenberg Martínez, al indicarse que la DC a futuro será una oposición “propositiva”, que era parte de la propuesta que promovía el ex presidente DC. De esta manera, explican cercanos a la mesa, se buscaba evitar una renuncia de Martínez y, con ello, la posibilidad de una nueva fuga masiva de militantes.

Desde el sector más progresista de la DC, no obstante, la respuesta a los dichos de Verdugo fue clara. El diputado Víctor Torres -quien fue uno de los redactores del punto del voto político en controversia- salió a responder la interpretación de la directiva, en el sentido de que la política de alianzas de la colectividad quedaría condicionada a lo que ocurra en el próximo congreso ideológico del partido, que comenzará en marzo. “No tiene sentido someter la votación de la junta nacional, que además es el órgano intermedio que establece este tipo de políticas, a lo que establezca el congreso ideológico. Esa atribución la tiene la junta, y sería solo otra junta la que podría eventualmente entregarle esa atribución a otro órgano, que no es el caso”, dijo. Y añadió respecto a la resolución de la junta nacional que “la decisión es clara y tiene que ver con dialogar con todas las fuerzas de oposición. Por lo tanto, se están buscando algunas interpretaciones para evitar que personas se vayan, y eso me parece un error, si es que no se mide en la justa medida lo que fue votado”.

Defensa del proceso

El lunes, el consejero nacional Marco Hernández ingresó una presentación al Tribunal Supremo de la DC con el objetivo de que se revisara la “legalidad” del voto político.

Desde la directiva, el vicepresidente Ramón Mallea afirmó que le parece “un poco fuera de lugar lo que se hace, y debiéramos empezar a respetar nuestra democracia interna y sus instituciones”.Del mismo modo, Hernández cuestionó el quórum que hubo durante la jornada, por lo que no tendría validez la decisión de la instancia partidista. “La junta nacional funcionó con quórum calificado”, respondió la presidenta DC, Myriam Verdugo.

Seguir leyendo