La Tercera

Mesa del Senado desata pugnas en partidos de la Nueva Mayoría

El hemiciclo del Senado. Foto. Agenciauno

Una intensa y compleja negociación espera a los diputados y senadores en marzo, cuando culmine el receso legislativo de febrero.

Con el retorno del trabajo en el Congreso y el debut el Parlamento ampliado a 155 diputados y 43 senadores -en 2022 serán 50 los integrantes de la Cámara Alta-, los legisladores retomarán de lleno las tratativas para las presidencias de las mesas de ambas cámaras y de las comisiones parlamentarias.

Mientras en la Cámara de Diputados la tensión ha estado mediada por el rol que asuman la DC y el PR: quienes han sido tentados por Chile Vamos para generar una alianza en momentos que aún no se logra un acuerdo entre la Nueva Mayoría y el Frente Amplio, en la Cámara Alta la disputa está mediada por los nombres para llegar a la testera.

En el Senado -a diferencia de la Cámara, donde no hay hegemonía de ningún bloque-, la Nueva Mayoría tendrá superioridad sobre Chile Vamos, convirtiendo la Cámara Alta en el bastión de la oposición al futuro presidente Sebastián Piñera.

De hecho, quien lidere la testera tendrá un alto “rol político”, según sinceran algunos legisladores, transformando el sillón del presidente en un apetecido puesto para los parlamentarios.

“Me parece que la presidencia, la mesa del Senado, es un espacio político muy importante que nosotros esperamos darle un contenido porque hay una relación con el gobierno para la fijación de las agendas legislativas, pero también se pueden plantear perfectamente bien ahí los temas de política contingente o estratégica, al menos fue lo que hicimos en el gobierno anterior de Piñera. Son de esos cargos que cuando uno está en la oposición tiene que darles un sentido político y no de posición personal o individual”, explicó el senador DC Jorge Pizarro, quien era presidente de la Corporación cuando asumió el ex Mandatario el 11 de marzo de 2010.

Considerando el predominio numérico que tendrán a partir de marzo los comités de la Nueva Mayoría: 8 PPD -incluyendo al independiente Pedro Araya-; 8 del PS, que tendrá en su comité al RD Juan Ignacio Latorre para efectos “administrativos” y los 5 senadores DC, la futura oposición ya resolvió repartir la mesa entre esos tres comités durante los próximos cuatro años.

Si en un comienzo se analizó la idea de adjudicar un año a cada uno de los tres partidos y dividir el cuarto, en el último tiempo cobró fuerza entre el bloque PS-PPD hacer valer el peso numérico frente al partido de la falange.

Así, en las negociaciones informales ambas colectividades han planteado que la DC asuma un año la Cámara mientras que el PS y el PPD podrían acceder a algo más: o dos años en la presidencia o un año en la presidencia y tres años en la vicepresidencia.

En la DC, por su parte, señalan que al partido le corresponde sine qua non ejercer tanto el máximo cargo de la mesa como una vicepresidencia.

En las negociaciones de la Nueva Mayoría ha participado también el comité independiente que conforman Carlos Bianchi, Alejandro Navarro (País Progresista) y el ex abanderado de la Nueva Mayoría, Alejandro Guillier, los que darían los votos que faltan para garantizar el triunfo ante Chile Vamos.

En el bloque asumen que habría acuerdo en que un representante de dicho comité asuma una vicepresidencia, la que recaería en manos de Bianchi.

De todos modos, la fórmula que se adopte será clave para los partidos de la Nueva Mayoría, considerando que cada una de las tiendas atraviesa su propia disputa interna a raíz del interés de un número significativo de parlamentarios para llegar al máximo puesto del Senado.

Lo anterior, considerando también que las resoluciones sobre la mesa repercutirán también sobre las presidencias de las comisiones.

En cuando a los nombres, en caso del PPD señalan a Jaime Quintana, Felipe Harboe y Araya para liderar la mesa.

En el Partido Socialista, en tanto, si bien tiene fuerza la posibilidad del senador Carlos Montes, quien ha ocupado cargos en el Parlamento desde 1990, cuando ingresó como diputado por La Florida, en la colectividad aseguran que también tienen interés Juan Pablo Letelier y Alfonso de Urresti.

La negociación en la DC no será fácil, considerando que los cinco senadores que integran la bancada -dicen en el partido- son “candidatos” a la presidencia del Senado: Pizarro, Francisco Huenchumilla, Yasna Provoste, Ximena Rincón y la ex candidata presidencial de la colectividad, Carolina Goic.

Por lo mismo, la bancada acordó reunirse a fines de febrero o los primeros días de marzo para tomar definiciones al respecto.