Parlamentarios y expertos analizan los nudos críticos del actual sistema de inteligencia

En agosto de 2017, 29 camiones fueron quemados en la Región de Los Ríos. Foto: Aton

Existe consenso en que la legislación en esta materia requiere ser actualizada. Lo mismo ocurre, según sus criterios, con la Ley Antiterrorista y el rol de las policías.


El domingo pasado, el presidente electo, Sebastián Piñera, anunció que durante su gobierno va a “tomar medidas muy profundas” para mejorar la “coordinación entre policías, fiscales y jueces” y “generar una profunda modernización administrativa y operativa de Carabineros y de la PDI”. Esto, en el marco la controversia entre Carabineros y la Fiscalía, a raíz de la denominada Operación Huracán, en que se indaga la presunta manipulación de evidencia por parte de efectivos policiales.

Así, Piñera comprometió una “reformulación” al sistema nacional de inteligencia y la modernización de la Ley Antiterrorista, en que buscará establecer las entregas vigiladas, los testigos protegidos y la figura del informante.

Las propuestas del futuro mandatario fueron valoradas tanto por académicos como por parlamentarios.

Quien fuera director de la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI) durante el primer gobierno de Piñera, Gonzalo Yuseff, explicó que el actual sistema de inteligencia contempla coordinaciones entre seis organismos, entre ellos, la inteligencia de las policías, las Fuerzas Armadas y la ANI. “En el programa de Piñera hay una intención de mejorar y ampliar el sistema de coordinación, incorporando otros organismos, como la Unidad de Análisis Financiero (UAF) y Gendarmería, y hacer consejos anuales en que asignen prioridades a cada uno de los organismos que integran este sistema”, dijo el abogado.

Otro de los puntos que abordó Yuseff se refiere a cambios en la Ley Antiterrorista. Indicó que hay que “mejorar el sistema de enjuiciamiento y para ello hay que tener jueces instructores, como existe en España, en casos de terrorismo. Esos magistrados operan directamente con las policías, como ocurrió en el caso de (Mónica) Caballero y (Francisco) Solar. Esto, es sin la intervención del Ministerio Público”.

Para el ex decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales (UDP) Juan Enrique Vargas, “en el tema de la violencia en La Araucanía, el sistema de persecución penal no ha funcionado bien y requiere de profundas modificaciones”. Señaló que se debe hacer una reforma “a fondo” a la policía: “Hay que ir a un sistema donde una se especialice en la persecución penal, que es la PDI, y que Carabineros se dedique a la labor preventiva”.

También señaló que es necesario establecer entregas vigiladas, la figura del informante y también la de delación compensada, “en los delitos donde hay bandas organizadas, sean terroristas o económicas”.

En opinión de Vargas se debe entregar más facultades a las policías para que logren recopilar evidencia, “pero todo manejado desde la lógica de la persecución penal, no de la inteligencia, que obedece a otro objetivos y controles, menos estrictos que los del proceso penal”.

En la misma línea, el académico de la UDP Cristián Riego dijo que “el problema tiene que ver con la regulación específica del trabajo de la policía en el proceso penal y ahí debieran hacerse modificaciones, porque han habido muchos errores y sería bueno que la ley estableciera, con más claridad, cuáles son los parámetros de la policía en las investigaciones criminales”.

Oficialismo valora medidas

Desde la Nueva Mayoría también compartieron las propuestas de Piñera. Leonardo Soto (PS), presidente de la Comisión de Seguridad de la Cámara, dijo que es “muy positivo que exista un diagnóstico común respecto de la crisis profunda que hoy atraviesa Carabineros (…). Es necesario hacer una reforma profunda en la gestión administrativa, financiera y policial”.

El diputado Matías Walker (DC) indicó que le parece “bien la disposición del próximo gobierno de concretar algo que muchos integrantes de la Comisión de Seguridad Ciudadana veníamos pidiendo, que es la modernización de la Ley Antiterrorista y la modernización del sistema de inteligencia integral de nuestro país, que incluye a la ANI”.

Los integrantes de la Comisión de Seguridad del Senado, Felipe Harboe (PPD) y Pedro Araya (ind), también compartieron estas iniciativas. “Valoro que el presidente electo haya recogido el guante del llamado que hice yo hace un par de días atrás, a hacer una reforma que contemplara tres aspectos principales: una nueva Ley de Inteligencia, una nueva Ley Antiterrorista y una reforma policial, que es fundamental. Que tenga un mayor nivel de controles externos a ciertas actuaciones policiales”, aseguró Harboe.

Araya, por su parte, dijo que debemos tener una nueva Ley Antiterrorista, debido a que la actual “ha demostrado ser absolutamente ineficaz”. Agregó que hay que hacer “una redefinición del rol de ambas policías. Una debe estar exclusivamente dedicada al control del orden público y otra a la investigación penal”.

Seguir leyendo