Tercera PM

Presenta:

El desmarque del presidente de los Observadores: “Tengo sentimientos encontrados”

"No me sumo al coro de personas que critica la fecha en que la Presidenta decidió enviar el proyecto. Mi reproche es por el método que se empleó en la fase final de elaboración y redacción del proyecto de Nueva constitución” dijo Patricio Zapata.



Sorpresa causó este martes la ausencia en la ceremonia de presentación del Proyecto de Nueva Constitución, realizado esta mañana en el palacio de La Moneda, de quien fuera el presidente del Consejo de Observadores del proceso Constituyente, el constitucionalista Patricio Zapata.

El abogado, cercano a la DC, recibió la noche de ayer en su cuenta de correo electrónico de trabajo en la Universidad Católica una invitación cursada desde La Moneda por el coordinador del Proyecto Constituyente, Tomás Jordán, para asistir a la ceremonia de hoy a las 8.45.

Para entonces, asegura Zapata, ya tenía confirmada con sus alumnos de la UC la clase que debía dar, “y no me pareció correcto suspenderla”.

Su ausencia, sin embargo, tiene un trasfondo más profundo. “Le pedía a Jordán que me enviara el proyecto para estudiarlo y no lo recibí. Tengo sentimientos encontrados”, explica quien fuera el responsable de supervisar que el gobierno cumpliera con el compromiso de elaborar una nueva Carta Magna a través de un proceso con real participación ciudadana.

“No me sumo al coro de personas que critica la fecha en que la Presidenta decidió enviar el proyecto. No me parece escandaloso que se haya presentado en marzo. Mi reproche es por el método que se empleó en la fase final de elaboración y redacción del proyecto de Nueva constitución” recalcó Zapata.

Las críticas del constitucionalista apuntaron al secretismo con que se redactó el proyecto, lo que, a su juicio, le hace daño a la imagen de la presidenta, quien se comprometió a un proceso participativo para reemplazar una Constitución a la que precisamente se acusa de carecer de legitimidad de origen.

En ese sentido, Zapata reclama el hecho de que no se hubiera sociabilizado el proyecto durante febrero y marzo entre académicos y partidos políticos.

Zapata no compartió, sin embargo, las críticas que ha recibido el gobierno por enviar el proyecto a días de terminar el mandato. “Valoro el que la Presidenta haya cumplido su compromiso y el hecho de que no lo haya enviado durante la campaña presidencial, so hubiera sido mucho peor, porque habría convertido el debate de la nueva Constitución en un punching ball político. Entiendo, además, que no se pudo hacer en agosto pasado, por la consulta indígena. Mi reproche es sólo por el método por el cual optaron en la fase final”.

Seguir leyendo