PULSO

PULSO

Pulso

Alza del dólar, volatilidad y política cambiaria

Los fundamentos del tipo de cambio cambiaron en las últimas semanas, por lo que es esperable una depreciación del peso chileno. Lo importante es estar preparados para enfrentar periodos de volatilidad.


La volatilidad se apoderó de los mercados a nivel mundial. Las bolsas tomaron utilidades y el dólar anotó un importante incremento frente a todas las monedas, para luego ceder y volver a fortalecerse en cuestión de días. Las divisas de la región fueron particularmente afectadas, siendo el caso argentino el más notorio. En este contexto, la moneda chilena ha sido influida por estos movimientos, aunque en menor magnitud que el real o el peso argentino.

Así como en los últimos años lo que se había visto era que los fundamentos para el mercado cambiario apuntaban hacia una apreciación del peso chileno, ahora los mismos empiezan a revertirse. Estos fundamentales están influidos por el gasto fiscal y de la economía (mayor gasto fortalece a la moneda local), así como también por los términos de intercambio (a medida que haya una mejora, más fuerte se vuelve la moneda local en comparación con el dólar). En el caso de Chile, favoreció al peso la apreciación del cobre, al tiempo que el precio del petróleo se mantuvo contenido en torno a los US$50 por barril. Por último, otro factor que influye en el nivel del dólar frente al peso es qué sucede con la divisa estadounidense a nivel internacional, para lo cual el accionar de la Reserva Federal es clave.

De esos elementos fundamentales, prácticamente todos han cambiado. Los términos de intercambio empezaron a empeorar a medida que el petróleo superó los US$70 y la moneda de Estados Unidos se apreció a nivel mundial por la percepción de que la Fed elevará las tasas algo más rápido a lo estimado originalmente. Por lo tanto, la depreciación del peso era algo esperable y hasta el momento se encuentra en torno a valores razonables para los nuevos fundamentos del mercado.

En este contexto de libre flotación que existe en Chile -que se ha demostrado ser la mejor alternativa-, se debe estar preparado para cambios que pueden ser bruscos.

Seguir leyendo