Banco Central mantiene tasa en 2,5% y deja entrever sesgo alcista ante impulso macro

De acuerdo al ente rector, si bien la TPM se mantendría en los próximos meses, comenzará a reducirse el estímulo monetario en la medida en que se siga dando la convergencia hacia un IPC en 3% .


Ad portas de la segunda entrega de su Informe de Política Monetaria (Ipom) que dará a conocer hoy el Banco Central, y dando mayores luces del tono que incorporará éste, el Consejo del ente rector decidió en forma unánime mantener la Tasa de Política Monetaria (TPM) en 2,5%, escenario que estaba totalmente internalizado por las expectativas del mercado.

Sin embargo, en su comunicado el instituto emisor sorprendió con una evidente señal de que el próximo movimiento de la tasa de interés será un alza, situación que si bien la había deslizado el BC en su Ipom de marzo, no lo había contemplado en su última reunión de política monetaria de mayo, principalmente por los riesgos de bajas presiones inflacionarias.

De hecho en aquella oportunidad el Central destacaba que “la persistencia de la inflación en niveles bajos, especialmente en su componente subyacente, mantiene los riesgos para alcanzar la meta en el horizonte de política”.

Sin embargo, ayer el ente rector subrayó que prevé que el estímulo monetario se mantendrá en torno a sus niveles actuales y comenzará a reducirse en la medida que las condiciones macroeconómicas sigan impulsando la convergencia de la inflación hacia 3%”.
Asimismo, el Consejo reconoció que “los datos de actividad y demanda conocidos desde la Reunión anterior confirman una sostenida recuperación de la economía”.

Reacciones

A juicio de BCI Estudios, “progresivamente se introducirá en las próximas reuniones un mensaje más proclive a alzas en TPM, en línea con una condiciones macroeconómicas que seguirán impulsando la convergencia de la inflación hacia la meta”, apostando por un incremento de 25 puntos base en la reunión de octubre.

Por su parte, Benjamín Sierra catalogó de “un muy sutil sesgo alcista, al intercalar la frase “comenzará a reducirse en la medida que las condiciones macroeconómicas sigan impulsando…”, lo que refleja la constatación de un proceso que se reconoce en marcha, a diferencia de mayo cuando se hablaba de algo que iba a ocurrir”.

Así, sostiene que “el comunicado se alinea con lo que espera la mayor parte del mercado: que las alzas comenzarán a fines de este año o principios del próximo y este probablemente sea el supuesto básico que se incorpora en el Ipom”.

Con todo, Bice Inversiones, que comparte que el retiro de estímulo comenzará a fin de año, sostiene que se puede anticipar algunas conclusiones que traerá el Ipom, como “revisar al alza su rango de crecimiento del PIB para el presente año”.

Seguir leyendo