BC sostiene que eventual regulación de criptomonedas “es una discusión abierta”

Las “monedas digitales” crecieron explosivamente en 2017.

En su Informe de Estabilidad Financiera el Banco Central reiteró el riesgo de estos activos debido a la alta volatilidad en sus precios.


En un capítulo especial de su Informe de Estabilidad Financiera dedicado a las criptomonedas el Banco Central advirtió que una fuente importante de riesgos de este tipo de activos emana de la alta volatilidad de sus precios y de las características de las entidades que intermedian y/o custodian estos activos, las que no están reguladas, pueden encontrarse constituidas en cualquier jurisdicción y para las que es muy difícil conocer a ciencia cierta si sus medidas de mitigación de riesgo operacional y ciberseguridad son apropiadas.

En cuanto a su regulación sostuvo que “dado el contexto jurídico, de estimarse necesaria una respuesta regulatoria más profunda, de manera de incluir en el perímetro regulatorio a las actividades asociadas a los criptoactivos, sería necesario realizar ajustes legislativos. Esta es una discusión abierta y para la cual ciertamente son de relevancia las experiencias de otras jurisdicciones, como por ejemplo México, y el Reino Unido”.

Respecto de la volatilidad de precios, precisó que la evidencia indica que esta es muy alta y superior al de monedas tradicionales, por lo que, así como la inversión en estos activos puede generar grandes retornos en períodos cortos, en otros puede acarrear pérdidas igualmente importantes.

 

En relación con los intermediarios y/o custodios, advierte que a nivel internacional se han presentado varios casos de robo de criptoactivos desde entidades encargadas de su custodia (las que tampoco están reguladas), lo que ha resultado en pérdida total para los clientes.

Señaló que si bien hasta ahora la exposición directa de las entidades financieras a los criptoactivos parece ser acotada. “Podría existir una exposición indirecta en la medida en que estén otorgando créditos a personas o empresas que adquieren estos activos, lo que podría tener efectos negativos en caso de una reversión abrupta de sus precios. Asimismo, la exposición podría aumentar en la medida en que se masifiquen productos como derivados cuyo subyacente es un criptoactivo, como los que existen en Estados Unidos desde fines del año pasado”.

El IEF recordó que en el país no existen impedimentos para que las personas acepten convencionalmente cambiar bienes o servicios por criptoactivos, tal como podrían acordar el intercambio o trueque de cualquier otro activo. No obstante lo anterior, precisó que conviene tener presente que el marco legal no permite calificar a los criptoactivos como dinero de curso legal o como divisas.

Seguir leyendo