Dólar se dispara $7 impulsado por la fortaleza internacional de la moneda

Autor: Marlén Gac

El mayor impacto por el avance de la moneda estadounidense lo recibían las divisas emergentes, a excepción de una. Y es que el peso argentino figuraba como la divisa que más se aprecia en el mundo.


En una jornada marcada por los datos de las ventas minoristas en EEUU y el alza de los bonos del Tesoro a 10 años, la divisa norteamericana apuntó un salto de $7 en su segunda sesión de ganancias. El mayor impacto de la fortaleza internacional del dólar lo recibían las monedas emergentes, a excepción de la divisa argentina.

Al término de las operaciones, el tipo de cambio se ubicó en los $632,1, lo que se traduce en un aumento de $7 respecto al cierre de la sesión anterior. En las últimas dos sesiones, el dólar acumula un salto de $12.

Según un informe de Bci Estudios, los precios de los activos incorporan un 58% de probabilidad a que la Fed materialice tres incremento de 25 puntos en la tasa de política monetario durante el año, “entregando fundamentos económicos para un tipo de cambio al alza”.

“La posibilidad de endurecimiento en la política monetaria de Estados Unidos toma mayor fuerza y la balanza de riesgos para el tipo de cambio se encuentra sesgada hacia mayor depreciación en el mediano plazo”, agrega el documento.

El positivo desempeño del dólar en los mercados externos mantiene bajo presión a las divisas emergentes. En lo que va de las operaciones, dicha canasta apunta una caída en bloque a excepción de una divisa: el peso argentino.

Luego de reiteradas sesiones de profundas pérdidas, la moneda trasandina apuntaba un salto de casi 5%, y figura como las divisa que más se aprecia en el mundo.

En tanto, el Dollar Index -indicador que evalúa el comportamiento del dólar frente a una canasta de seis monedas- cotizaba con avances de 0,65% que lo ubicaba en las 93,2 unidades.

Por su parte, el analista de Alpari Research, César Valencia, explica que detrás de este repunte, se encuentra encuentra la importante alza en los bonos del Tesoro de Estados Unidos, “ya que el –Treasury – de 10 años rompe definitivamente 3,0% empinándose hasta 3,07% y alcanzando máximos de inicios de 2014”.

Sumado a ello, Valencia destaca que si bien las ventas minoristas de abril estuvieron levemente bajo lo esperado (0,3%), “el mercado vuelve a ponerse alerta de un alza en las expectativas de inflación de mediano plazo. Con esto, esperan que la FED incorpore nuevamente una subida de tasas extra para 2018”.

“Bajo este escenario de alta volatilidad el tipo de cambio tendría un objetivo en la parte baja de $637 y como soporte $627”, estima Valencia.

Seguir leyendo