Gobierno pide perdón a más de 200.000 niños que trabajan en Chile

Autor: EFE

Ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg. Foto: Ministerio del Trabajo

En el marco del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, el ministro del Trabajo y Previsión Social, Nicolás Monckeberg pidió disculpas a los niños, niñas y adolescentes que se ven en la necesidad de salir a trabajar.


El Gobierno pidió hoy perdón a los más de 200.000 niños que, según cifras oficiales, trabajan en el país austral y presentó un plan para que los padres de esos menores consigan empleo.

“En el Día Mundial contra el Trabajo Infantil pedimos perdón como sociedad a los más 200.000 niños, niñas y adolescentes que aún trabajan en Chile. A ellos les decimos que no descansaremos hasta que todos ellos tengan una niñez sana y feliz”, publicó en Twitter el ministro del Trabajo y Previsión Social, Nicolás Monckeberg.

“Como Gobierno de Chile nos comprometemos a ser el primer país de la región en erradicarlo, porque los niños tienen derecho a ser felices y no a trabajar”, añadió.

Junto a Fernando Arab, subsecretario del Trabajo, y María José Zaldívar, subsecretaria de Previsión Social, Monckeberg presentó este martes el “Proyecto Empleabilidad de familias de niños trabajadores”, una iniciativa que entregará herramientas para que los adultos cuyos hijos menores de edad trabajan, consigan empleo.

Aunque en el contexto latinoamericano Chile es uno de los países con menos población infantil trabajadora en Latinoamérica, datos oficiales señalan que el año pasado unos 220.000 niños de entre 9 y 17 años trabajaban.

Asimismo, un 26% de los menores de entre 15 y 17 años, en su mayoría niñas, realizan labores de cuidado de otras personas, que pueden ser menores como ellos, enfermos o ancianos, según datos proporcionados del Ministerio del Trabajo con ocasión del Día Internacional contra el trabajo infantil.

A nivel general, los niños se desempeñan en el comercio (almacenes familiares, ferias libres, mercados de abastos), como vendedores ambulantes y en el sector agrícola.

Lo anterior, a pesar de que la legislación chilena prohíbe el trabajo de menores de 15 años y establece que entre los 15 y 18 años de edad pueden trabajar siempre y cuando cuenten con una autorización legal, no tengan que interrumpir sus estudios y no se expongan a tareas peligrosas.

Aunque el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder, pidió hoy en la sede del organismo en Ginebra “medidas urgentes” para que ningún menor de 18 años tenga que desempeñar un trabajo peligroso, en Chile un alto porcentaje de los menores que trabajan deben transportar cargas pesadas.

Muchos otros utilizan herramientas peligrosas, están expuestos a temperaturas extremas y usan productos químicos dañinos, entre otras situaciones.

Para María Soledad Torres, experta en temas de migración y socia directora de Legal Global, a pesar de que en el país ha habido avances hacia la erradicación del trabajo infantil, existen “cifras negras” en las áreas de labores domésticas y en la agricultura.

A lo anterior se ha sumado en el último tiempo el aumento de los flujos migratorios hacia Chile, por lo que hay un número creciente de menores inmigrantes que realizan labores en diferentes áreas para apoyar a sus familias, dijo en declaraciones al portal Infogate.

Torres aseguró que la educación tiene un papel primordial en la erradicación del trabajo infantil, por lo que el Estado debería reducir los obstáculos que actualmente sortean los estudiantes trabajadores en el acceso y calidad de la enseñanza.

Recordó que la ley dispone que los menores trabajadores no podrán desarrollar labores por más de 30 horas semanales durante el período escolar y que bajo ninguna circunstancia podrán trabajar más de ocho horas diarias.

Seguir leyendo