Hinchas cada vez pagan más para ver jugar a su selección en los mundiales

Autor: Pulso

Reuters

Entre la edición de Brasil 2018 y Rusia 2018 los tickets aumentaron un 3% y se espera que para el futuro los precios ya no sigan aumentado debido a que la ventas de derechos de transmisión serían suficientes para generar ganancias que dejen contentos a los organizadores.


Los hinchas que acompañaron a su selección en el mundial de Alemania 2006 y que hoy lo harán en Rusia 2018, tendrán que comprar boletos que aumentaron un 68% en su valor respecto a lo pagado en el país germano, según un informe de Simon-Kucher & Partners.

Según el estudio, que analizó el costo de las entradas de los principales torneos futbolísticos en los últimos 12 años, los hinchas que asistieron Alemania pagaron cerca de US$259 por el asiento más económico, los que fueron a Sudáfrica 2010 en la misma ubicación desembolsaron US$383 euros y en Brasil 2014 pagaron US$422 por las localidades más alejadas de la cancha.

Mientras que en Rusia 2018 la entrada más barata se situarían en US$436. Esta misma tendencia de precios entre ediciones se observaría para los partidos de fase de grupos como en las eliminatorias, aclara el informe.

El alza en el precio de las entradas entre los partidos del torneo anterior y del mundial que comenzará mañana son moderados en comparación con el incremento del 48% que existió entre Alemania 2006 y Sudáfrica 2010. Mientras que entre el campeonato disputado en África y Brasil 2014 el aumento de los boletos fue del 10%, afirma la publicación.

” Es evidente que el crecimiento de las entradas para el Mundial se ha moderado en los últimos años, y es muy probable que se esté alcanzando la cota máxima de crecimiento, como se demuestra el hecho de que para algunas de las entradas del Mundial de Rusia 2018 se ha superado la importante barrera psicológica de los 1.000 dólares”, dijo Miguel Afán de Ribera, director de Simon-Kucher.

Desde la consultora también esperan que los precios de los boletos se estanquen, ya que las ventas de los derechos de transmisión del campeonato jugado cada cuatro años generaría altos ingresos para los organizadores y le quitarían menos importancia a lo que puedan recaudar por la venta de entradas.

 

Seguir leyendo