Las estrategias municipales para resolver el problema en los barrios

Una serie de programas e intervenciones urbanas que permitieron que Puente Alto lograra reciclar 1.385 toneladas en 2017, un 25% más que en 2016; un plan enfocado en los colegios desarrollado por Vitacura; el combate a los basurales ilegales que está dando Renca y una iniciativa creada por Las Condes que apunta hacia la recuperación doméstica de residuos, están entre los casos de éxito.


Una iniciativa creada por Las Condes que apunta hacia la recuperación doméstica de residuos; el combate a los basurales ilegales que está dando Renca; un plan enfocado en los colegios desarrollado por Vitacura y una serie de programas e intervenciones urbanas que permitieron que Puente Alto lograra reciclar 1.385 toneladas en 2017 (un 25% más que en 2016), están entre los principales casos de éxito.

Los municipios se han tomado en serio el reciclaje. Este es el caso de Las Condes. La comuna del sector oriente inició en noviembre de 2017 el programa “Reciclaje a domicilio”, que buscaba acercar estas políticas hasta los hogares de sus ciudadanos.

Desde entonces, el municipio ha logrado recolectar 179.960 kilos de material, con un promedio mensual de 29.999 kilos. En abril de 2018 se registró la mayor recuperación, con 37.920 kilos. “El reciclaje, integrarlo como algo habitual, no es fácil. Es un cambio cultural y hay que creer en su importancia, para que sea una costumbre. Lo mismo con las bolsas plásticas, se necesita entender el daño que hacen al ecosistema. El mercado y los clientes, que también son el mercado finalmente, deben incorporar nuevas prácticas y eso es lo que estamos tratando de hacer”, explica Joaquín Lavín, alcalde de Las Condes.

En tanto, Vitacura desarrolló un completo programa de reciclaje enfocado en los colegios. De este modo, se dispusieron contenedores en las entradas de los establecimientos , de manera de incentivar a sus alumnos.

El programa se inició en 2016, y en sus dos primeros años de funcionamiento se registró un aumento de 46%, totalizando 102,7 toneladas. “Este proyecto lo enfocamos en los niños, porque son ellos quiénes pueden incorporar naturalmente estas prácticas e incentivar a sus padres a hacer cambios”, señaló el alcalde de Vitacura, Raúl Torrealba.

Pero esta no es la única iniciativa, pues esta semana Vitacura anunció un programa para el reciclaje de aceite doméstico. Este suele ser responsable de cañerías tapadas, millones de litros de agua contaminada y daños a la flora y fauna, principalmente luego de freír comida.

De este modo, el municipio entregará unos 3 mil embudos a sus vecinos para que puedan verter fácilmente el aceite en los contenedores. Una vez recolectado, el líquido será utilizado para la creación de combustibles ecológicos. “El reciclaje de elementos básicos como el plástico, papel, o cajas de leche, ya es algo que nuestros vecinos han ido incorporando en sus vidas como algo natural. Por eso decidimos continuar ayudando al medioambiente, con el lanzamiento de este programa que le da una segunda vida al aceite de cocina, evitando la contaminación del agua”, indicó Torrealba.

Puente Alto es otra comuna destacada en reciclaje. En 2017 logró recolectar unas 1.385 toneladas. Es decir, 345.000 kilos más que en 2016, lo que equivale a un incremento de 25%.
Gracias a una serie de iniciativas y proyectos desarrollados por la comuna, en el marco del programa de reciclaje municipal lanzado hace cinco años, el organismo público recibió la Certificación de Excelencia Ambiental e, incluso, su modelo de gestión está siendo replicado por el programa Santiago Recicla, del Ministerio del Medio Ambiente.

“Periódicamente, en nuestros Puntos Limpios desarrollamos Ferias de Reciclaje. Estas tienen por objetivo, ser un espacio de educación en el cuidado del medio ambiente para nuestros vecinos. Además, entregamos material de desecho a mujeres emprendedoras y microempresarios, para que ellos le agreguen valor y los transformen nuevamente en artículos útiles con los cuales obtener ingresos para mantener a sus familias”, manifiesta Germán Codina, alcalde de Puente Alto.

Renca es otra comuna que está realizando importantes avances al respecto. Desde 2017, el municipio están impulsando el programa de educación ambiental focalizado en el reciclaje en los 14 colegios municipales. Además, está combatiendo con fuerza los basurales ilegales.

“Nosotros teníamos más de 60 microbasurales y un vertedero ilegal de más de 1.500 toneladas en las faldas del cerro Lo Ruíz. Ese es era el principal problema que teníamos, por lo que iniciamos el programa Renca Limpia. Bajo este, cambiamos al proveedor del servicio de residuos domiciliarios e iniciamos una agenda agresiva en términos de reciclaje”, dice Claudio Castro, alcalde de Renca.

Colina es otra comuna destacada, pues ha desarrollado una serie de seminarios, puntos limpios y proyectos de educación medioambiental. “Yo anhelo junto a nuestros vecinos hacer de este territorio un lugar apto para vivir, estudiar, trabajar, crecer y disfrutar en armonía ecológica”, asegura Mario Olavarría, alcalde de Colina.

Seguir leyendo