El mercado del lujo sigue creciendo en el mundo pero a menor ritmo

El año pasado las ventas de este segmento se acercaron al US$1 billón, según la última edición del informe Global Powers of Luxury Goods 2018


Las grandes compañías especializadas en la producción y venta de artículos de lujo continúan con su crecimiento, aunque a menor ritmo en el último ejercicio fiscal. Así lo demuestra la quinta edición del informe Global Powers of Luxury Goods 2018 de Deloitte, que examina y enumera las 100 empresas de bienes de lujo más grandes del mundo, basándose en las ventas consolidadas en el año fiscal 2016.

Estas compañías generaron ventas por valor de US$217 mil millones en el 2016, lo que se traduce en un crecimiento de 1%, 5,8 puntos porcentuales menos que el año anterior.

El informe de Deloitte destaca que el mercado de lujo se ha recuperado de la incertidumbre económica y las crisis geopolíticas, acercándose a las ventas anuales de US$1 billón a finales de 2017. “Las perspectivas para 2018
son bastante positivas, aunque la volatilidad podría amenazar el mercado expansión”, dice el documento.

Entre las principales conclusiones del estudio destaca que el crecimiento entre las 100 principales empresas se redujo en particular por las diez compañías que sufrieron un descenso en las ventas de dos dígitos en el año fiscal 2016, como Swatch Group y Ralph Lauren.

Italia es una vez más el país líder en artículos de lujo en términos de número de empresas, mientras que las empresas con sede en Francia tienen la mayor participación en las ventas.

Cosméticos y fragancias fue el sector de mayor rendimiento en 2016, y el único que mejoró respecto al año anterior, por el contrario, la ropa fue el sector con menor crecimiento.

América Latina 

“Las previsiones de crecimiento para la región son positivas para 2018, aunque la recuperación económica sigue siendo frágil y desigual en todos los estados”, dice el estudio sobre América Latina y destaca que la incertidumbre política, los desastres naturales y el proteccionismo de los Estados Unidos obstaculizaron estabilidad económica a lo largo de 2017 y podría permanecer el riesgo durante este próximo año.

El informe de Deloitte recalca que ha sido el consumo privado el principal impulsor de la economía en la región mientras en paralelo se ha reducido a inversión dañando el crecimiento por cuarto año consecutivo.

Seguir leyendo