Pymes reclaman falta de opciones y recursos para perfeccionarse

Un reciente estudio de la Asociación de Industrias Metalúrgicas y Metalmecánicas (Asimet A.G.), indicó que un 43% de los empleados de las pequeñas y medianas empresas manufactureras no posee técnicos o universitarios. Esta no es una realidad aislada, sino que es un problema que persiste en otros sectores de este segmento.

Junto con crecer y sustentarse económicamente, el perfeccionamiento profesional está entre los principales desafíos de las pymes. El problema no es menor. Según un estudio de la Asociación de Industrias Metalúrgicas y Metalmecánicas (Asimet A.G.), un 43% de los empleados de las pequeñas y medianas empresas manufactureras no posee estudios superiores. Empresarios del sector acusan falta de oportunidades.

Por este motivo, el principal desafío para este sector es potenciar la penetración de profesionales e impulsar el perfeccionamiento del personal existente. “Hay que incentivar que la gente, sobre todo los jóvenes, puedan ingresar a esos estudios técnicos. Se trata de una carrera que puede durar un año o dos, pero que entrega un título de especialista en un área determinada. Hoy es muy importante la transformación digital, que es la entrada a todo lo que tiene que ver con la manufactura avanzada”, explica Juan Carlos Martínez, presidente de Asimet.

Desde el sector también señalan que existen algunos obstáculos desde las propias pequeñas y medianas empresas. “Hay un porcentaje de las pymes que son dirigidas por colegas que no son profesionales. Entonces, a veces eso despierta un prejuicio al momento de la contratación. Pero cuando la gente entiende que los tiempos cambiaron y que hay que avanzar en función de la tecnología, se llega a la comprensión de que se necesita de una mano de obra de otro nivel”, asegura Héctor Tejada, presidente de Unapyme.

Por otro lado, desde esta organización señalan que las instituciones de educación superior no piensan en estas empresas. “No es menor que las universidades no preparan profesionales para las pymes. Es decir, algunas de ellas no dan facilidades para que sus alumnos hagan la práctica en una de ellas. Esto produce un círculo perverso”, destaca Tejada.

Por otro lado, se generan cambios en la organización cuando los trabajadores de las pequeñas y medianas empresas acceden a un perfeccionamiento profesional. “Se logra inmediatamente acceder a la innovación. La gente preparada puede detectar problemas, pues tiene una forma de razonamiento más sofisticada. Esto les permite darse cuenta de dónde pueden haber mejoras en la productividad, pues ese es el objetivo principal. Se trata de un asunto que nos permite competir mejor y eso es lo que se busca”, manifiesta Martínez.
de hecho, el informe de Asimet reveló que en las pymes existe un bajo crecimiento en cargos relacionados con la innovación y desarrollo, con un 15% y 35% respectivamente. En tanto, este sector aporta con el 67% de los ocupados en Chile y representan un 98% de las empresas formales existentes, lo que se traduce en alrededor de unos 880 mil emprendimientos, según datos del INE y el SII.

En Asimet aseguran que es necesario impulsar a las pymes en ese sentido. “Tenemos que abrirles los ojos, pues están una zona de confort. Quieren seguir haciendo lo mismo. Por otro lado, hay que despertarles el interés. Esto lo pueden lograr mirando lo que se está haciendo en otros países, tomando en cuenta las oportunidades que se abren al sofisticarse”, destaca Martínez.
Juan Araya, presidente de Conapyme, opina que existe una importante falta recursos de su sector para el perfeccionamiento. “Todo hay que pagarlo y no hay recursos. Nosotros no tenemos el 1% (franquicia tributaria que otorga el Sence) de las grandes empresas. Por lo tanto, no hay capacitación en las pymes. Tiene que haber un plan, pues si no se prepara a la gente, las empresas se estancan. Cuando llega un profesional, comienza a cambiar el panorama de inmediato. Una persona con mayores conocimientos tiene una visión más amplia de lo que pasa en el rubro. Ese es un tema serio para nosotros”, indica Araya.

Oferta de estudios

A pesar de que se trata de un sector que aún no se desarrolla del todo, existen algunos programas y proyectos que buscan darle un giro a esta situación.
Este es el caso de Inacap, quien posee el Plan de Desarrollo Productivo de las Empresas de Menor Tamaño, quien permite acceder al perfeccionamiento profesional. “Hoy, el contribuir al desarrollo productivo de las empresas del segmento, marca la responsabilidad de la universidad respecto a este tema a nivel regional”, explica Miguel González, director del Centro de Desarrollo Productivo de la Universidad Inacap.

Desde el Gobierno, el Sence tiene un área especializada llamada Bono Empresa y Negocio, que ofrece cursos de perfeccionamiento a emprendedores. Este aún no abre las postulaciones a los cursos 2018, lo que debería concretarse entre mayo y junio.

Seguir leyendo