Pablo López

Pablo López

Gerente de Inversiones de BICE Inversiones AGF

Pulso

El tipo de cambio paga la cuenta

El alza en las tasas de los bonos en dólares ha aumentado el atractivo de estos instrumentos, generando una apreciación del dólar.


En los últimos 18 meses hemos visto como la Reserva Federal (Fed) ha subido la tasa de política monetaria en 5 ocasiones y, adicionalmente, se espera que en lo que queda de año lo haga en al menos 2 ocasiones más. Junto con lo anterior, durante 2017 la Fed comenzó a disminuir el tamaño de su balance, siendo este el último paso para lograr la normalización en la política monetaria tras la crisis financiera del 2008.

Estas dos acciones han repercutido en forma directa sobre las tasas de los bonos del tesoro americano, las cuales han aumentado en 2018 en 64 y 55 puntos bases para los plazos de 2 y 10 años, respectivamente.

Por su parte, Chile está viviendo un ciclo económico distinto. Después de años de bajo crecimiento, la economía está mostrando signos de recuperación y no se ven mayores brotes inflacionarios. Es por esto que el Banco Central ha mantenido la tasa de referencia en 2,5% desde mediados del 2017.

En 2018, a nivel nacional, ha habido un bajo nivel de emisiones de deuda, tanto corporativas como de gobierno, lo que unido a expectativas de mantención para la tasa de política monetaria ha repercutido en las tasas de los bonos del Banco Central, que prácticamente no muestran variación en el año, generando una descorrelación entre las tasas locales y las internacionales.

Como era de esperar, ante las disímiles trayectorias mostradas por las tasas locales e internacionales, el Peso se ha llevado parte importante del ajuste, depreciándose un 7% en cuatro meses, aun cuando otros factores que tienen una alta correlación con el valor de nuestra moneda se han mantenido estables. A modo de ejemplo, el cobre ha continuado por sobre los US$3 la libra.

Es importante tener en cuenta que esto no es solo un fenómeno local. Si bien hay situaciones particulares, en general el alza en las tasas de los bonos en dólares ha aumentado el atractivo de estos instrumentos, generando una apreciación del dólar tanto contra las monedas desarrolladas como las emergentes.

Mirando hacia adelante, es esperable que las tasas locales e internacionales vuelvan a acoplarse producto de (i) una disminución de la demanda, dado que a los inversionistas les es más atractivo invertir en tasas en dólares; (ii) una reacción del Banco Central chileno para evitar la depreciación del peso y las consecuentes presiones inflacionarias; (iii) o de una mayor oferta dado el atractivo de emisores de emitir en pesos, o un conjunto de las tres opciones anteriores.

Seguir leyendo