El recorrido del Papa en la cárcel

Este 16 de enero, y por primera vez en todo su periodo como Sumo Pontífice, Francisco visitará una cárcel de mujeres. Y lo hará en Chile, en el CPF de San Joaquín. Esta será su ruta dentro del recinto, en 40 minutos que marcarán la vida de las internas.


Serán entre 45 y 50 minutos, desde que se baje del auto, los que el Papa Francisco estará dentro del Centro Penitenciario Femenino de San Joaquín, en Santiago. Esta vez son las mujeres quienes representarán a todo el mundo carcelario, tanto hombres como mujeres. Por eso, la bienvenida que se le hará al Sumo Pontífice comenzará con el lanzamiento de 81 globos blancos al cielo. Cada uno con el nombre de los internos que murieron en el incendio de la Cárcel de San Miguel, en 2010. El tema del valor de la vida del privado de libertad en Chile estará presente en la visita de Francisco, porque la tragedia marcó un antes y un después para Gendarmería.

Gran parte de las 775 personas que están en el lugar, incluyendo internas, gendarmes y voluntarias de la pastoral, serán las protagonistas. Y las madres, que representan cerca del 98% de las reclusas del penal.

-El concepto es la mujer privada de libertad, que es también un niño privado de libertad. Por eso, las mujeres serán las que guiarán toda la visita del Papa, el tema son ellas- explica Luis Roblero, capellán nacional de Gendarmería.

“Soy un ave enjaulada, con un dolor escondido y con mis alas quebradas, te recibo Papa mío”. Así empieza Pastor con olor a oveja, el himno que crearon las mismas internas y que resonará en las paredes del gimnasio, el tercer y último lugar que visitará Francisco. Pero de las 595 internas del CPF, al acto en el gimnasio solo asistirán 400. Las otras no lo harán, porque no pueden mezclarse con el resto de la población penal o porque no desean asistir. Una de ellas es María del Pilar Pérez, quien, a pesar de ayudar activamente en la Iglesia, decidió no participar por la presencia de la prensa.

Otra de las invitadas al acto será la Presidenta Michelle Bachelet. Pero no estará en la primera fila, porque, como ella misma expresó, quiere participar como una más.

El momento cúlmine de la visita ocurrirá, precisamente, en el gimnasio, donde se realizará una pequeña liturgia y donde hablarán mujeres como la capellana Nelly León y Jeannette Zurita, interna elegida para dar un discurso al Papa. Luego hablará él.

Las flores de papel, las grullas, las tiras de colores y toda la decoración fueron preparadas desde hace meses no solo por las internas que pertenecen a la Pastoral Católica o el Espacio Mandela, sino por las mismas internas de la cárcel. Los arreglos para la llegada del Papa han durado más de cuatro meses. Una de las ideas principales era recibirlo sin dejar de ser lo que una cárcel de mujeres es.

-La unidad penal que él verá es la de todos los días. Nosotros no queremos que el Papa venga a una realidad fantasiosa. Él se viene a encontrar con mujeres que delinquieron, no se viene a encontrar con mujeres de una parroquia. Son mujeres privadas de libertad porque cometieron un delito -explica la comandante Ximena Gutiérrez.

Al finalizar la ceremonia se le entregarán dos presentes al Papa. Una caja de madera hecha en la ex Penitenciaría, por los reclusos del Espacio Mandela. Y adentro irá un libro, con historias de internas de todo el país. Una de ellas comienza así: “Mi nombre es Sandra, tengo 24 años y estoy presa desde los 19. Es una emoción muy grande saber que vendrá y que podré ser bendecida por un hijo de Dios. Le pido que su bienvenida la guarde toda la vida en su corazón, y a nosotras en sus oraciones”.

La Capilla del Buen Pastor será el primer lugar que el Papa Francisco visitará en el CPF. En esta iglesia, en la que cada domingo participan 150 mujeres durante la misa, lo recibirán nueve madres y tres capellanes de la pastoral católica. Además, se encargaron 30 imágenes de vírgenes a la fundación María en el Trabajo que serán bendecidas por el Papa y que luego serán repartidas en 30 unidades penales del país. Entre ellas la ex Penitenciaría, la Cárcel de Copiapó y la Cárcel de Coyhaique.

El Espacio Mandela -un programa de intervención integral y reinserción dirigido a la población penal a través de la Capellanía Católica- será la segunda parada de Francisco. En 2014 se inauguró el primer Mandela destinado a internos del Óvalo de la ex Penitenciaría, que luego se replicó en los penales de La Serena hasta Puerto Montt. El Papa podrá ver sillas, repisas y otros muebles que han realizado los internos e internas en este espacio.

Tanto el capellán nacional de Gendarmería, Luis Roblero, como la alcaide del CPF de San Joaquín, la comandante Ximena Gutiérrez, serán los encargados de guiar al Papa durante su visita a la cárcel. A las 16 horas del martes 16, Francisco llegará con su comitiva del Vaticano, sin el Papamóvil, y comenzará un recorrido que durará entre 45 y 50 minutos.

El gimnasio de la cárcel es donde las internas reciben las visitas de sus familias, dos veces a la semana. “El Señor jamás condena, siempre perdona y acompaña” y “Reclusión no es lo mismo que exclusión” son algunas de las frases que el Sumo Pontífice ha dicho en las cárceles y que fueron plasmadas por las mismas internas en las cuatro mil tiras de colores que colgarán en el techo del gimnasio para recibir a Francisco.

Luego del bombardeo a Hiroshima, en la Segunda Guerra Mundial, una niña fue irradiada por la bomba. Agonizó mucho tiempo y pensó que si hacía mil grullas de papel se podría mejorar. Desde entonces la grulla simboliza la esperanza. Por eso, además de las flores y tiras de colores que adornarán la cárcel, se fabricaron más de 800 grullas de papel. En el trabajo participaron tanto internas como gendarmes, lideradas por la hermana Nelly León.

Seguir leyendo