Escultura en homenaje a Orlando Letelier se instalará en residencia de la embajada chilena en Washington

El próximo 25 de febrero, en una ceremonia encabezada por el embajador de Chile en Estados Unidos Juan Gabriel Valdés se descubrirá el busto esculpido en bronce - financiado mediante donaciones de amigos y cercanos a Letelier - en honor al ex ministro y ex embajador asesinado.

Será la primera estatua en homenaje a un chileno que se instalará en la capital de Estados Unidos. Se trata de un busto esculpido en acero que se pondrá frente a la residencia de la embajada de Chile en Washington DC en recuerdo del ex ministro de Salvador Allende Orlando Letelier, quien fue asesinado -junto a su secretaria y colaboradora estadounidense Ronni Moffitt- el 21 de septiembre de 1976 por el estallido de una bomba a control remoto instalada en su auto.

Por este crimen fueron condenados Michael Townley, estadounidense colaborador de la Dina; el general Manuel Contreras, antiguo jefe de la Dina, y el general de brigada Pedro Espinoza, entre otros.

El busto fue realizado por el artista Barry Johnston y financiado por donaciones de amigos y cercanos al fallecido ex embajador, quienes entregaron la escultura como regalo al gobierno chileno.

La idea se originó cuando se cumplieron los 40 años del asesinato de Orlando Letelier, en septiembre de 2016, instancia en que la Presidenta Michelle Bachelet viajó a Washington, según recuerda el actual representante de Chile en Estados Unidos, Juan Gabriel Valdés. “En ese entonces hubo una ceremonia en Sheridan Circle, lugar en que ocurrió el asesinato, donde se conmemoró la figura de Letelier y de Moffitt y se habló de la posibilidad de construir o de poner una escultura de Letelier como símbolo de la amistad entre Chile y Estados Unidos”, comentó el embajador. “Sin embargo, por distintas razones esto se fue atrasando y finalmente fueron los amigos de Orlando Letelier en los Estados Unidos quienes pusieron el pie en el acelerador hace un año y el escultor tomó unos seis meses en producir la escultura, seis o siete meses”, relata el diplomático, quien encabezará la ceremonia que se realizará el próximo 25 de febrero.

La donación -según explica Valdés- fue organizada a través de un comité presidido por Mark Schneider, antiguo colaborador del senador Edward Kennedy y que fue un amigo de largo tiempo de Orlando Letelier y de Isabel Morel, su esposa.

Días antes del descubrimiento de la escultura -que se instalará sobre una base de granito-, el 19 de febrero se pondrá una placa de acrílico en uno de los muros externos de la Residencia Oficial de Chile con los nombres de quienes donaron esta obra, entre quienes destacan John Dinges, periodista y profesor de la Universidad de Columbia, corresponsal de revista Time, Washington Post, Global Post y Miami Herald en América Latina durante la década de los 70 y 80 y uno de los fundadores de Ciper; Claudio Grossman, abogado y académico chileno especializado en derecho internacional y quien actualmente es agente de Chile ante La Haya en la demanda marítima de Bolivia; y Sergio Bitar, ex ministro PPD, quien, asegura, fue contactado para participar de esta iniciativa por el actual agregado cultural de Chile en Estados Unidos, Roberto Brodsky.

“Es un acto de reivindicación histórica y de proyección democrática de una persona a la cual yo me siento ligado con mucha profundidad. Participé en su entierro y hablé, con el más grande dolor de mi alma, en el cementerio de Caracas (donde fue sepultado). Entonces que esto ocurra, que un acto de esta significación internacional, de reivindicar un crimen de una dictadura en suelo norteamericano y realzar la figura de un hombre que luchó por la democracia junto al Presidente Allende, es muy importante”, asegura Bitar, quien, sin embargo, no podrá asistir a la ceremonia inaugural de la escultura.

Quienes sí lo harán serán los hijos del asesinado ministro de Allende: Francisco, José Ignacio, Juan Pablo -actual senador socialista- y Cristián. Será este último quien tomará la palabra durante la inauguración del busto en homenaje a su padre.

Seguir leyendo