Asteroide de 100 metros pasará este martes cerca de la Tierra

Autor: Carlos Montes

Imagen del asteroide Vesta.

Roca pasará a casi la mitad de la distancia que hay entre el planeta y la Luna, en un acercamiento bastante inusual, pero que astrónomos descartan como peligroso.


Conocido como “2010 WC9”, fue detectado por primera vez el 30 de noviembre de 2010 por el Catalina Sky Survey en Arizona, EE.UU., un programa de investigación del Departamento de Ciencias Planetarias de la U. de Arizona encargado de buscar cometas, asteroides y objetos potencialmente peligrosos para la Tierra.

Desde esa fecha no hubo noticias del asteroide hasta el pasado 8 de mayo, cuando se dio a conocer que este martes, a las 22.05 UTC (18.05 hora de Chile), la roca espacial se posicionará a 203.453 km de nuestro planeta a una velocidad de 46.116 km/h.

Se trata de casi la mitad de la distancia que tiene la Tierra con la Luna (384.400 km). Su diámetro se estima entre 60 y 130 metros.

César Fuentes, astrónomo de la Universidad de Chile, dice que se trata de un asteroide más de la población de objetos que pasan cerca de la Tierra, en particular aquellos que cruzan su órbita. “No es lo suficientemente grande, ni pasará lo suficientemente cerca”, aclara.

Agrega que se trata de un objeto menor si se compara con los que están presentes en el Cinturón de Asteroides, que tienen varios kilómetros de tamaño. Sí reconocen que su potencial peligro radica en la distancia a la que pasará. “Lo hace peligroso el hecho de que se acerque a la Tierra. El que cayó hace poco en Rusia (2013) tenía cerca de 20 metros. Este asteroide no tiene ninguna consecuencia para nosotros, es anecdótico. Un objeto de 100 metros cae en la Tierra cada cinco mil años”.

Extraño acercamiento

El asteroide es una roca espacial de tipo Apollo y su acercamiento será uno de los más próximos a la Tierra de los que se tenga registro para uno de estas dimensiones. Pese a su proximidad, no será visible a simple vista, pero sí con telescopios debido a su luminosidad, que alcanzará una magnitud de +11.

“Tendría que ser mucho más grande”, señala Fuentes, para ser visto sin telescopios.

La Nasa habilitó un link en su sitio web para seguir minuto a minuto la trayectoria del asteroide.

Fuentes agrega que si cayera a la Tierra, sería un problema de proporciones, transformándose en uno de los más grandes de la historia. “Dependiendo de ciertas variables, dejaría un cráter de un kilómetro. Si bien se trata de un asteroide chico, causaría un daño importante al impactar en la Tierra. Para tranquilidad de todos, solo una subpoblación de asteroides se acerca a la Tierra. Muy rara vez un objeto choca en el primer acercamiento. Los que caen, han tenido varios encuentros cercanos anteriores”.

Agrega que vuelan en el espacio de manera indefinida. “Siguen en órbita alrededor del sol de manera indefinida, salvo eventos puntuales como que choquen con otros objetos, que caigan en un planeta o se acerquen mucho al sol, ya que es posible que se evaporen”.

Como referencia, en septiembre de 2017 se acercó a la Tierra el asteroide Florence, a 17 millones de kilómetros, con un tamaño estimado entre 4,4 km y 9 km, y en enero de 2018 el asteroide “2002 AJ129” de 0,5 km a 1,2 km y estuvo a 4,2 millones de km de distancia.

Seguir leyendo