Crisis catalana marca feria móvil más grande del mundo

El Rey Felipe VI (al centro, de barba), junto a Ada Colau, en Barcelona. Foto: EFE

Podemos dijo que besarle la mano al rey evoca siglos anteriores y que Colau es alcaldesa, “pero no sierva”.


El Mobile World Congress (MWC), el mayor evento mundial de celulares, que se inauguró en Barcelona, se celebra marcado, a nivel local, por la crisis catalana y las reacciones ante la presencia de Felipe VI.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (de un partido apoyado por Podemos), y el presidente del Parlamento catalán, el independentista Roger Torrent, no acudieron a la recepción oficial al monarca del MWC.

El ministro de Energía, Turismo y Agenda digital, Álvaro Nadal, presente en el acto, criticó el gesto ante la “situación delicada” por el “riesgo” de que, a su juicio, existe de que el congreso deje de celebrarse en Barcelona, cuyo contrato expira en 2023.

John Hoffman, consejero delegado del GSMA, organizador del certamen, ha pedido “estabilidad” para asegurar la continuidad de este congreso en Barcelona.

Colau decidió no acudir al tradicional “besamanos”, en el que las autoridades recibieron al rey, aunque sí compartió con él mesa en la cena de inauguración e incluso aplaudió su discurso.

La alcaldesa actuó de este modo para expresar su malestar por el papel que asumió el monarca en su discurso del 3 de octubre pasado, dos días después del referéndum independentista ilegal, y en el que defendió el respeto a la Constitución y no mencionó los heridos por la policía durante la consulta.

Colau contó que antes de la cena le dijo al rey que “no era algo personal, pero que la situación es anómala, con mucha gente dolida por su discurso”. Agregó que “fue muy educado y me dijo que su papel era defender la Constitución”.

El gesto de Colau fue defendido por Podemos, cuyo secretario de organización, Pablo Echenique, dijo que “un besamanos evoca siglos anteriores” y Colau es alcaldesa, “pero no sierva. Rendir pleitesía a un rey no va con nosotros”.

Seguir leyendo