Todo sobre “Detroit: Become Human”, o la futura rebelión de las máquinas

El título de PlayStation 4 plantea un dilema en un mundo futurista, donde androides semihumanos y con inteligencia artificial desarrollan emociones y sentimientos, generando problemas para los humanos.


En 2012, cuando la inteligencia artificial aún no contaba con el grado de desarrollo actual, una demostración técnica de software gráfico para PlayStation 3 llamó poderosamente la atención, con un concepto que a pesar de ser abordado en la literatura y el cine, parecía asombrosamente cercano: la posibilidad que un androide comenzara a desarrollar sentimientos. El video, con más de 25 millones de reproducciones en YouTube, mostraba a la androide “Kara” manifestando sus primeras emociones similares a los humanos, e intentaba escapar de la fábrica que la vio nacer.

Tras el inesperado éxito, Quantic Dream, responsables de Heavy Rain y en ese momento, desarrollando Beyond: Two Souls, se convenció de crear un juego para el personaje, aunque para ello deberían pasar algunos años.

Año 2018. La inteligencia artificial ya es una realidad que incluso, podemos llevar a través de un smartphone en nuestros bolsillos. Tras varios años de desarrollo y bastante expectación tras las primeras muestras del título en la feria E3 2016, Quantic Dream lanzó este viernes en todo el mundo el nuevo “Detroit: Become Human”, obra que tiene como protagonistas a tres androides: Kara, Marcus y Connor. En el juego, no sólo se nos ofrece la posibilidad de controlar a estas entidades, sino que nos pone en sus zapatos al tiempo que debemos explorar los límites de la moralidad y las consecuencias de los avances de esta tecnología, tomando diversas decisiones que afectarán al juego a medida que progresemos, con seis finales dependiendo de nuestras acciones.

Markus por ejemplo, es un androide a cargo de un anciano que ha perdido el uso de las piernas. Poco a poco, el anciano (un pintor) le toma afecto a la máquina y lo trata como un hijo, aunque con el tiempo, Markus se convertirá en el líder de la revolución de los androides. Kara en tanto, es una asistente doméstico diseñada para encargarse de las tareas del hogar y cuidar de los niños. Es capaz de hablar 300 idiomas distintos, cocinar más de 9 mil platos, ayudar a los niños con sus tareas y jugar con ellos. Su dueño, un desempleado, protagoniza episodios de violencia con su hija, por lo que Kara decide huir con ella. Finalmente, Connor es un androide avanzado que ofrece asistencia tecnológica a los detectives en sus casos policiales, que es ofrecido por Cyberlife (el fabricante de los androides) luego que se descubren los primeros casos de aparatos con comportamientos anormales.

Tal como ha ocurrido con otros juegos del mismo estudio, la idea del juego es interactuar con los elementos del entorno, analizando todo lo que encontremos para identificarnos tanto con la situación que se nos plantea, como el personaje. Todo con un aspecto my cuidado y con el típico lenguaje cinematográfico que ha caracterizado a Quantic Dream desde sus inicios. Cada androide tiene su propia “vida” y función. De esta forma, la triple historia se llena de matices y conflictos según el punto de vista. Cada acción y decisión tendrá un efecto posterior en la historia, y consecuencias favorables o desfavorables.

Detroit, año 2038. Los androides ya son parte de la sociedad, y son utilizados como verdaderos esclavos, aunque también existe un efecto paralelo: muchos ciudadanos han perdido su trabajo al ser reemplazados por máquinas incansables, que no forman sindicatos y son obedientes a sus jefes. Esto, naturalmente ha generado un odio en las clases sociales más bajas, que separan a estos androides semihumanos en calles y el transporte público, tal como la peor época del racismo en los años 60 en EE.UU.

En el demo, disponible hace algunas semanas, ya tuvimos un primer vistazo a las múltiples realidades que ofrece el juego. Connor, el policía, es el encargado de solucionar el secuestro de una niña por parte de un androide salido de control o “desviado”, dispuesto a saltar de un edificio. Tendremos distintos “universos paralelos” dependiendo de cómo actuemos, como morir junto al otro androide y salvar a la niña; la salvamos pero el androide muere; o bien fallamos y tanto la niña como el secuestrador caen al vacío. Para tener más posibilidades debemos ser pacientes y actuar como detective, analizando todas las muestras que nos ayuden a tener empatía con el androide, negociando el rescate de una buena forma.

De esta forma, el juego pretende entregarnos el mando y la voluntad de los androides y enfrentarnos a acciones que afectarán su vida y la de los humanos, con diversas temáticas, en una historia interactiva con una duración de 10 horas, según los desarrolladores.

Detroit: Become Human está disponible desde este viernes 25 en PlayStation 4.

#Tags


Seguir leyendo