Diez sencillos consejos para armar un PC gaming

Autor: F.A.A.

Actualmente, muchos usuarios desestiman la opción de una consola de videojuegos en favor de armar su propio aparato de alta definición para juegos. Aunque no resulta complejo, sí es necesario conocer algunos conceptos.


Aunque usualmente es el mercado de las consolas el que se lleva las miradas y las ventas mayoritarias de videojuegos, el mercado del PC “gaming” poco a poco ha ido ganándose su propio espacio dentro de la industria; tanto es así que muchos ya optan derechamente por esta opción en vez de intentar con algún dispositivo como Nintendo, PlayStation o Xbox, sistemas cerrados que luego de su lanzamiento no pueden ser mejorados a través de nuevas piezas de hardware, a diferencia de un PC.

“Una de las ventajas de los computadores es que se pueden “upgradear” (mejorar) para mejorar su rendimiento, algo que no puedes hacer con las consolas”, explica Ricardo Vidal director de ventas para América Latina y El Caribe de Micron Technology, empresa dedicada a la fabricación de memorias y soluciones de almacenaje. Además, también existe la posibilidad de armar un equipo desde cero -algo muy popular entre los gamers- con el fin de satisfacer sus necesidades para este propósito.

Sin embargo, armar PC gaming desde sus inicios no es algo que se deba hacer ensamblando cualquier pieza. “Existen muchas guías en internet, pero pocas agrupan todo lo que alguien que hace esto por primera vez debe ser”, añade Vidal. “A través de nuestra línea Ballistix, enfocada en el mundo gaming, hemos desarrollado esta guía que responde a todas esas dudas que tienen aquellos usuarios que deciden armar su computador”.

Asimismo, el experto entregó algunos datos técnicos para quienes se adentran en el mundo del armado de computadores enfocado en videojuegos.

– Primero, partir por lo básico: No olvides que estás armando un computador y para su funcionamiento necesitas una unidad de procesador central (CPU), enfriador del CPU, memoria RAM, unidades de procesador de gráficos (GPU), almacenamiento, teclado, mouse y monitor.

– ¿Es tu CPU compatible? Antes de empezar cualquier instalación, debes revisar la compatibilidad del procesador para así asegurarte que todos los drivers y demás componentes funcionen. “No solo se trata de instalar software, sino que no contar con el CPU adecuado puede significar que el rendimiento de tu equipo no sea el mejor”, enfatiza Ricardo Vidal. Entre Intel y AMD, esta última se enfoca más en el mercado de videojugadores. En cuanto a la tarjeta gráfica (GPU), entre Nvidia y AMD la diferencia actual no es tan amplia. Sólo debemos fijarnos que sea lo mayor posible, siempre dependiendo de nuestro presupuesto.

– Complementa la velocidad de tu equipo con una buena memoria RAM: Para un buen funcionamiento es necesario contar con un procesador capaz de soportar todas las funciones. Para los computadores gaming, las memorias con tecnología DDR4 son una excelente alternativa, debido a su mayor velocidad y menor consumo energético. La mezcla perfecta para un mejor funcionamiento de tu equipo. “Por ejemplo, en nuestro portafolio contamos con tres líneas, Elite, Tactictal y Sports, cada una se adapta a las necesidades de cada usuario”, destaca el experto de Micron.

– Utiliza la cantidad exacta de pegamento para fijar las piezas: Es importante fijar ciertos componentes que están al interior del equipo, es por eso que la medida de esta pasta debe una gota que sea del tamaño de una arveja. Sin embargo no es cualquier tipo de pegamento el que se utiliza, sino que uno especial que ayuda a mantener la temperatura regulada de los cables, bisagras, etc.

– Instalación de la memoria RAM: El diseño de estos gadgets encaja de una determinada manera en los equipos, así que antes de instalarlos y provocar cualquier forcejeo que lo dañe, asegúrate que tanto la RAM y el computador coincidan en su ensamble.

– Comprobar la velocidad de la memoria: Siempre revisa la memoria de la velocidad después instalar todos los componentes. Para eso debes entrar al sistema a través de la bios y revisar el perfil de la memoria. Por ejemplo, si es que tienes un kit que está adaptado para una velocidad de 2400 MT/s, los procesadores deben soportar esta velocidad.

– Errar es humano: La I/O shield no es una placa estética, sino que su función es proteger tanto de las radiaciones que emite el CPU y también evitar que los componentes y salidas de puerto puedan sufrir daño alguno.

– Necesitas una fuente de alimentación de 80 Plus: Para el funcionamiento de este computador, necesitas contar con la certificación de 80 Plus. Estos son los niveles que se manejan dentro de esta línea: 80 Plus, 80 Plus Bronce, 80 Plus Silver, 80 Plus Gold, 80 Plus Platinum , 80 Plus Titanium. Mientras más alto sea el nivel de certificación, mejor será el rendimiento de tu equipo. Una fuente de alimentación semimodular o modular por completo, mantiene tus cables ordenados.

– Mantén el orden de tus cables: En relación al punto anterior, esta parte no solo tiene que ver con la estética interior del equipo, sino que también puede ayudar a la refrigeración del sistema, ya que al ubicar estos componentes de manera funcional privilegias la circulación del aire dentro del computador.

– ¿Hacerle o no overlock al equipo? Cada usuario decide si prefiere sacar el máximo rendimiento a su computador con esta técnica. “Arriesgar la plataforma a este nivel de exigencia no es recomendable porque puede traer daños perjudiciales. Si lo que deseas es lograr un mayor rendimiento, puedes buscar guías para ajustar el sistema”, finaliza Ricardo Vidal.

Seguir leyendo