¿Dónde se firmó la Independencia?

Copia del Acta de Independencia que hoy se encuentra en el Archivo Nacional.

Hace 200 años, en Concepción, Talca y Santiago, se realizaron actos clave de este proceso del que prácticamente no existen documentos.

Hace un tiempo, la Cámara de Diputados aprobó -aunque el trámite está pendiente en el Senado- que el 12 de febrero sea feriado en Talca. ¿El motivo? Ese día, de 1818, se proclamó la Independencia, acto en el que participó el entonces director supremo, Bernardo O’Higgins.

¿Pero es esa la fecha en que se debiera conmemorar la Independencia de nuestro país? Por años historiadores se han trenzado en una disputa respecto de la fecha y el lugar exacto de este hito, una pelea que difícilmente tendrá un vencedor por cuanto los registros “histórico-documentales” son pocos, tal como reconoce la Biblioteca del Congreso Nacional (BCN), y todo lo que rodeó al proceso independentista se basa en el testimonio oral que dejaron quienes participaron de él.

Según esta institución, en noviembre de 1817, la Junta Suprema Delegada llamó a realizar un plebiscito nacional para que los ciudadanos se manifestaran respecto de la aprobación o rechazo de la independencia.

El científico y escritor uruguayo-chileno, Carlos Oliver Schneider, en el Libro de Oro de Concepción recogió el relato del notario Edmundo Larenas y de José María Plaza de los Reyes Salcedo. Según este texto, “el acta de la independencia fue elaborada y firmada sobre un tambor en las alturas denominadas todavía Los Morrillos de Perales, lugar donde estaban situadas las avanzadas del ejército patriota y desde el cual se dominaba uno de los accesos de Talcahuano”. ¿Por qué estaban allí los patriotas? Desde que entraron por Chacabuco fueron cercando a los españoles hasta Talcahuano, pero sin lograr vencerlos. A fines de 1817 se supo que una expedición a cargo de Mariano Osorio, que entonces era gobernador de la corona española en Chile, vendría desde Perú. El acto de O’Higgins buscaba advertir que las fuerzas de Osorio llegarían a un territorio que era independiente. Unos días después, el 1 de enero de 1818, O’Higgins realiza un acto en la que hoy es conocida como la “Plaza de la Independencia” en Concepción, donde según él mismo, se firma la Independencia.

Posteriormente, el 12 de febrero en Talca, Santiago, así como en muchas otras ciudades, se realizó una ceremonia de proclamación de la Independencia, y que se hizo coincidir con el aniversario de la Batalla de Chacabuco. ¿Cuál de las tres ceremonias es la Independencia?

Pedro González, profesor de Historia y funcionario del Archivo Nacional (institución que resguarda el patrimonio documental público y privado del país), señala que de acuerdo al testamento político del propio O’Higgins, es en Concepción donde se firmó la declaración de la Independencia y que, por lo mismo, “en memoria de tal hecho” recomienda la fundación de una ciudad que lleve el nombre de la ciudad de la Independencia.

Jorge Baradit, escritor y autor de los libros Historia secreta de Chile, tiene una visión distinta. Según él, el Acta de la Independencia no se firma sino hasta la década del 30. “Todas esas discusiones sobre dónde se firmó están erradas, incluyendo el monumento que muestra a O’Higgins en el acto de estampar su rúbrica en Talca. Esa escena nunca ocurrió. La discusión que se da entre Talca, Concepción y Santiago se origina en que en esas tres ciudades hubo hitos válidos en torno a nuestra independencia”, dice.

Según explica, “en Talcahuano se le comunica a los españoles que Chile es libre; en Concepción se declama a viva voz lo mismo; en Santiago se proclama o promulga, como diríamos hoy, oficialmente la independencia. Talca quiere entrar a la pelea porque en su acto local estaba O’Higgins, pero la verdad, no tiene mucho que ver”.

Los tres actos son relevantes, los tres tienen su propio significado. La propia Independencia es un proceso que comienza en 1810 y culmina más allá de la expulsión de los últimos españoles, con la construcción de un Estado que hiciera viable la autodeterminación.

Sin embargo, no fue hasta el presidente José Joaquín Prieto, en 1832, en un afán “refundacional”, en palabras de Baradit, que se encargó un documento de la declaración promulgada el 12 de febrero y le pidió a los protagonistas, que aún vivían, que la firmaran. “El documento tuvo que ser enviado a Perú donde residía, expulsado, O’Higgins, y luego firmado por los ministros de Estado de aquel entonces (Hipólito Villegas, José Ignacio Zenteno y Miguel Zañartu)”, sostiene.

Para González, es difícil que los historiadores lleguen a un acuerdo, pero lo claro es que la firma de la Independencia fue en Concepción y la proclamación en Talca, Santiago y otras ciudades, al mismo tiempo, el 12 de febrero de 1818. Lo de Talca, dice, es más circunstancial, porque había más autoridades en el acto de Santiago, pero O’Higgins estaba en ese momento en Talca. “Se debe considerar la Independencia de Chile como un proceso, más que una fecha establecida”, indica González.

Si se debe escoger una fecha,Baradit se inclina por el 12 de febrero y con ceremonia oficial en Santiago.

¿Dónde está el acta?

Según la propia Biblioteca del Congreso Nacional (BCN), hubo tres cartas de la Independencia: la que según el propio O’Higgins firmó en Concepción, una segunda que fue elaborada en Santiago y otra que fue encargada por una comisión en la que participaron Manuel de Salas, Juan Egaña, Miguel Zañartu y Bernardo de Vera y Pintado. Esta última fue enviada a Talca, donde se encontraba entonces O’Higgins.

La que perduró en el tiempo fue la encargada por Prieto 14 años después. Este documento se encontraba en el Palacio de La Moneda cuando fue bombardeada por los militares. Ahí nuevamente surge el mito. González cuenta que para algunas personas esa acta se quemó, pero también hay voces que dicen que un soldado la destruyó. Hoy en el Archivo Nacional se guarda una copia de este documento, pero no es la original.

Seguir leyendo