EE.UU. pedirá historial de redes sociales a extranjeros

Un pasajero en el aeropuerto de Santiago.

Medida contempla que solicitantes a visado llenen un formulario con los nombres de usuario empleados en los últimos cinco años en plataformas como Facebook o Twitter.


Como una nueva medida para aumentar el filtro migratorio en Estados Unidos, el gobierno de Donald Trump planea recopilar el historial de redes sociales de todos los extranjeros que soliciten visa para entrar al país. La propuesta, que fue publicada el viernes pasado en el Registro Federal por el Departamento de Estado, podría afectar a 14,7 millones de personas que solicitan el beneficio cada año.

La propuesta, que se enmarca en la promesa del presidente estadounidense por terminar con el terrorismo, contempla la existencia de un formulario que los solicitantes a visado deberán completar con información sobre los nombres de usuario que han empleado durante los últimos cinco años en redes sociales, incluyendo plataformas como Facebook, Twitter y Linkedin. Además, el documento exigirá la declaración de los últimos números de teléfono utilizados en este periodo de tiempo y un registro de todas las direcciones postales electrónicas adquiridas.

Si bien el requerimiento de este tipo de información comenzó a implementarse en Estados Unidos en mayo de 2017, la declaración de redes sociales era voluntaria y los funcionarios consulares recibían instrucciones de recopilar estos datos sólo cuando se determinaba que dicha información era necesaria para confirmar la identidad de los inmigrantes o para llevar a cabo inspecciones de seguridad más rigurosas. Sin embargo, de aprobarse la propuesta en la Oficina de Administración y Presupuesto estadounidense (OMB), todos aquellos que quieran ingresar al país deberán cumplir con esta nueva norma, quedando al margen los diplomáticos y los viajeros exentos de visado.

Política intrusiva

“La aplicación de esta política sería desproporcionadamente intrusiva en la medida en que vulneraría el derecho a la privacidad de las personas. Además de ser difícil de implementar, esta idea no cumple con los estándares de derechos humanos al obligar a las personas a entregar información que pueden no estar dispuestas a publicar”, dice Pablo Viollier, analista de políticas públicas de la organización Derechos Digitales.

Según asegura Viollier, esta medida podría afectar severamente a los ciudadanos no estadounidenses, incluyendo a los chilenos que pretendan viajar a Estados Unidos con visa. “En la medida en que estos antecedentes sean entregados al gobierno estadounidense, este podría hacer un perfilamiento del ciudadano chileno y un análisis de su comportamiento en redes sociales, revelando información sensible respecto de los ciudadanos”.

Luego de la publicación de la medida el viernes pasado ante el Registro Federal, el gobierno de Estados Unidos tendrá un plazo de 60 días para discutir la propuesta antes de que la OMB la apruebe o rechace. A partir de ello, se espera que la Corte Suprema considere la legalidad de esta medida y tome una decisión en junio.

“Mantener niveles de control fuertes para los solicitantes de visado es una práctica dinámica que debe adaptarse a los riesgos emergentes”, sostuvo el Departamento de Estado en un comunicado.

Seguir leyendo