Hallazgos del observatorio Tololo reciben nombres indígenas

Autor: Diego Rivera

Antenas del observatorio Tololo.

Niños de Vicuña bautizaron las nuevas corrientes estelares o los “ríos de estrellas” detectadas desde el centro astronómico.


Otro descubrimiento se realizó desde el observatorio Tololo, en el Valle del Elqui. Se trata de nuevas corrientes estelares. Esta revelación fue hecha por el Estudio de la Energía Oscura que trabaja con la Cámara de Energía Oscura instalada en el Telescopio Blanco de 4m del Cerro Tololo y que ya fue anunciado en la reunión de la American Astronomical en Washington DC, EE.UU. Los astrónomos que trabajaron en él pidieron que estudiantes les pusieran nombres en lenguas de pueblos originarios.

Estos profesionales descubrieron 11 nuevas corrientes estelares alrededor de la propia Vía Láctea, evidenciando “bloques de construcción” a partir de los cuales se formó nuestra galaxia. La colaboración de Dark Energy Survey (DES) es un equipo internacional de más de 400 científicos de 26 instituciones de 7 países, incluyendo investigadores del Observatorio Interamericano de Cerro Tololo de Chile, cuyo objetivo principal es comprender mejor la energía oscura, la misteriosa fuerza que se cree que está acelerando la expansión del universo. La colaboración DES ha publicado sus primeros tres años de datos, que recopila información sobre más de 400 millones de objetos astronómicos, incluidas galaxias a miles de millones de años luz de distancia, así como estrellas en nuestra propia galaxia.

Respecto de los nombres de estas corrientes, fueron los estudiantes Danae Rojas y Emerson Carvajal de la escuela Antonio Varas de Vicuña, liderados por la profesora Yeimy Vargas, quienes investigaron palabras en quechua y aymara para luego presentárselas a 90 niños de kínder y primero básico. Ellos finalmente eligieron “Palca”, que significa cruce de ríos o caminos en quechua, “Willca Yaku”, que es agua sagrada en la misma lengua, y “Aliqa Uma”, que quiere decir agua tranquila en aymara. Cada palabra elegida por los estudiantes chilenos está asociada con sus significados según la toponimia precolombina y el sentido que ellos le dan a cada palabra en su entorno natural.

“Los jóvenes y niños de la escuela Antonio Varas que eligieron los nombres para algunos de estos ‘ríos de estrellas’, trabajaron con mucho entusiasmo para cumplir con este cometido. No sé si son conscientes de que rara vez la gente puede nombrar cosas que se descubrieron recientemente en el espacio, o en cualquier lugar, pero estaban muy emocionados y entusiasmados”, dice el doctor Alfredo Zenteno, astrónomo del Observatorio Interamericano de Cerro Tololo (NOAO/AURA) y miembro de la colaboración DES.

Seguir leyendo