La aventura de Adam Muto

El director estadounidense tiene una compleja misión: dar el cierre a Hora de aventura, una de las series insignia de Cartoon Network. En exclusiva con Tendencias, describe cómo ha sido dirigir a Finn y Jake -personajes que se han convertido en referentes de la cultura popular- y la manera en que lidia con los temas filosóficos del programa.


Cuando se estrenó el episodio piloto de Hora de aventura en 2010, parecía una serie más del canal Cartoon Network, hogar de shows como Las chicas superpoderosas, El laboratorio de Dexter o Johnny Bravo. En el nuevo programa, un niño llamado Finn y su perro mágico, Jake, salen en busca de aventuras y tesoros en la Tierra de Ooo, un mundo multicolor y lleno de personajes vivos y chistes sobre caídas y flatulencias.

Hasta ahí todo parecía relativamente normal, pero a medida que la historia fue avanzando, el público pudo darse cuenta de que Finn en realidad es el último de los humanos. Jake es, además, su medio hermano y el mundo multicolor donde viven es un futuro postapocalíptico producto de una guerra nuclear que borró casi todo rastro de la civilización.

El programa fue creado por Pendleton Ward como un corto animado en 2008, pero a medida que fue creciendo el proyecto, Ward no pudo con las exigencias del cargo y dio un paso al costado. Su heredero es Adam Muto (38), quien fue compañero de Ward en el Instituto de Artes de California (CALARTS) y uno de los primeros en trabajar en el episodio piloto. La carrera de Muto dentro del programa fue meteórica: pasó de dibujar fondos y storyboards durante las primeras tres temporadas a ser director creativo y, tras el retiro de Ward, se convirtió en el productor ejecutivo y director del programa. “El título de mi trabajo cambió y hago muchos menos storyboards, pero mi relación con el programa se mantiene igual”, contaba a Los Angeles Times en 2014.

Este año Hora de aventura cerrará su ciclo, empezando con un especial de cuatro capítulos que la señal latinoamericana de Cartoon Network emitirá entre el 5 y 8 de marzo. Y, aunque la serie termina, este no es el final de Finn y Jake, quienes seguirán vivos en diferentes plataformas a modo de contenido adicional y videojuegos que ya están en desarrollo.

¿Cómo sientes que ha ido evolucionando el programa?
Siento que el show es como una planta muy extraña que ha ido creciendo por su cuenta a lo largo de las temporadas. Intentamos apuntarla y direccionarla hacia la dirección que queremos pero, al final, la dejamos expandirse orgánicamente. Uno de los miembros de nuestro equipo describe Hora de aventura como una bestia de demasiadas cabezas, pero no estoy seguro si es la metáfora adecuada. El tono y la perspectiva del show han evolucionado para mantener la edad actual de Finn y Jeremy Shada (quien da la voz en inglés del personaje). La idea de que Finn siga corriendo por ahí irreflexivamente gritando frases graciosas cuando ya llegó a la adolescencia nos parecía poco ingeniosa. Casi todas las historias con niños como protagonistas son, en parte, sobre lo que significa crecer, así que nos pareció que el show debía crecer junto con Finn. Ese no es un punto de vista unánime en todo caso: hay mucha gente que sería mucho más feliz si hubiésemos mantenido el mismo programa que hicimos en la primera temporada. Algunas veces pienso que tal vez nos salimos del camino, pero ¿cómo sería ese programa ahora? ¿Habría durado tanto? ¿Tendría el mismo éxito en la crítica? Es difícil de responder, pero estoy orgulloso de lo que nos hemos convertido.

¿Qué ha sido lo más emocionante de hacer en un programa como este?
Siempre me ha gustado la flexibilidad con la que Hora de aventura se ha desarrollado tanto en estilo como formato. Cualquier episodio puede ser una búsqueda de tesoro, un misterio, un mito folklórico o una parodia; por lo mismo se siente que se puede hacer cualquier cosa. También nos ha permitido colaborar con algunos directores y animadores invitados de los que hemos sido seguidores por años. Ese es el verdadero sueño. Ha ayudado que los personajes creados por Pendleton Ward han sido divertidos de escribir hasta el final. Se sienten reales para nosotros, como si en realidad estuviésemos haciendo un documental de sus vidas, sus progresos –y regresos- a través de los años.

¿Cuál es tu personaje favorito?
Cuando los personajes secundarios son tan coloridos, siempre hay un riesgo de que el reparto principal parezca blando, pero Finn y Jake siempre estarán entre mis favoritos. Por mucho tiempo mi respuesta programada fue BMO. Es un personaje tan divertido y, al mismo tiempo, extremadamente complejo de crear. Recientemente, la Princesa Bubblegum se ha posicionado adelante como uno de los personajes más interesantes y quebrados para explorar. Ella definitivamente va a pasar por mucho en la temporada final.

Alrededor de la historia y los personajes de Hora de aventura hay mucha mística, como también teorías de fans que desbordan internet. Por lo mismo, Muto y su equipo deben manejar la presión de cumplir con las expectativas que genera el final de la serie: “Eso es algo que hemos conversado mucho mientras nos acercamos al cierre. Sentimos que debe haber un balance que necesita establecerse entre dar respuestas definitivas y no sobreexplicar las cosas. Pero eso no significa que tengamos una lista de respuestas que entregar, queremos darle cabida a la imaginación de los televidentes”.

Filosofía animada

El impacto de Hora de aventura en la cultura pop es indudable. La lista de voces invitadas da cuenta de eso: Donald Glover, Mark Hamill, Andy Samberg, Neil Patrick Harris, Aziz Ansari, entre otros. También tiene una base de fanáticos declarados importante: Hugh Jackman y Matt Groening, el creador de Los Simpsons, quien incluso les dedicó en su serie uno de sus “gags del sillón” (la secuencia de inicio del programa).

Sus millones de espectadores y los críticos también respaldan el programa. La serie no sólo ha ganado seis Emmys y un Peabody, sino que también fue incluida en una lista de los mejores dibujos animados de todos los tiempos publicada por la revista norteamericana Entertainment Weekly. En 2014, Emily Nussbaum de The New Yorker, incluso consideró Hora de aventura como “uno de los programas más arriesgados desde el punto de vista filosófico y, a menudo, más emotivo en la televisión”.

¿Cómo se crea una historia donde convive el humor infantil con temas más profundos?
Hora de aventura siempre ha sido descaradamente un show para niños. Siempre ha sido nuestro objetivo principal, pero también estamos tratando de hacer algo que a nosotros nos parezca entretenido. Que eso además atraiga al público adulto avala la pasión que el equipo pone en el programa.

El director explica que los momentos más profundos del programa, donde la filosofía y el existencialismo se hacen presentes en los personajes, vienen de las cavilaciones y discusiones de sus propios escritores. “Algunas veces esas discusiones están rodeadas de colores brillantes y coberturas de caramelo y otras son solamente un momento desconectado de la narración. Cada episodio tiene menos de once minutos, por lo que no intentamos hacer un manifiesto, eso sería mala televisión. Ha sido mucho más interesante poner esos conceptos como migas de pan repartidas en el show buscando que un televidente atento pueda tomarlas y comenzar su propio proceso de lectura y exploración”, señala.

Finn, a lo largo de la serie, y rompiendo una de las lógicas de los dibujos animados, crece y envejece. Lo conocemos con 10 años y la temporada final lo celebra con 17. Conoce a sus padres, se da cuenta de que no es el último humano –pero que los humanos que conoce han perdido la humanidad-, perdona a sus enemigos, se enamora e, incluso, pierde uno de sus brazos. Junto con esto, existen un puñado de subtramas que abordan la paternidad, el abandono, las interacciones sociales, la soledad, la vejez y el amor. Algunas veces de manera muy sutil, otras, sin tapujos.

¿Qué tan importante crees que sea Hora de aventura para los futuros animadores? ¿Crees que este show establezca las reglas de ahora en adelante?
La línea más directa que se puede trazar de sus influencias es a través de antiguos miembros de la tripulación, como Rebecca Sugar (Steven Universe), Patrick McHale (Over the Garden Wall), Natasha Allegri (Bee and Puppycat), Ian Jones-Quartey (OK K.O!), entre otros, quienes han creado sus propios programas, todos maravillosos, idiosincráticos y personales. Dibujos animados que pueden ser divertidos, pero también extraños y aterradoramente significativos. De esa manera se siente como si se estuviera llevando a cabo un linaje que remonta mucho más atrás de Hora de aventura, remontando a Las aventuras de Flapjack (serie también producida en Cartoon Network que terminó en 2010). Será interesante ver cómo este árbol sigue ramificándose. Probablemente en algún momento veamos rastros de su influencia por ahí, pero ¿cuán importante es eso ahora? De todas formas, es alentador escuchar de diferentes artistas a los que el programa ha inspirado. Intentamos tratar a los personajes y sus experiencias con el mayor nivel de honestidad emocional posible. Creo que eso resonará en la gente. Ah, y también los ojitos con forma de punto. Habrá un montón de ojos de punto en la animación por un tiempo.

Adam Muto (a la derecha) junto al equipo de Hora de Aventura en la ceremonia de los premios Peabody.

Seguir leyendo