La mitad de los chilenos se declara preocupada por la etapa de la jubilación

Foto. Agenciauno

Según el Índice de Bienestar 2018, el 52% dice estar inquieto por esta fase de su vida. Estudio muestra, además, una baja en el porcentaje que cree que esta etapa será buena.


Las proyecciones de población para el año 2035 hablan de que el 18,8% de la población en Chile tendrá 65 años o más. Hoy, según el Censo 2017, ya son el 16,2%, es decir, cerca de dos millones 800 mil personas.

Es evidente que la población en Chile envejece. Realidad frente a la cual muchos chilenos no se muestran muy optimistas. Un 50% reconoce estar preocupado por su vejez y el aspecto que más los inquieta es la jubilación, sensación que, además, ha ido en aumento en los últimos años. En 2016, el 43% se mostraba preocupado por esta etapa, cifra que subió a 48% en 2017 y a 52% en 2018.

Es lo que indican los datos del Índice de Bienestar 2018, realizado por Salcobrand, junto a Adimark y Clínica U. de los Andes, medición que consideró a 1.006 hombres y mujeres mayores de 15 años de los grupos C1, C2, C3 y D de las principales ciudades del país y que incluyó tres dimensiones: salud, finanzas y estilos de vida.

Del mismo modo, según el estudio, el porcentaje que cree que su etapa de jubilación será buena cayó de 28% en 2016 a 18% en 2018.

La vejez se tiende a ver como negativa, porque se asocia a un deterioro lento y progresivo de la capacidad física, de los sentidos y capacidades mentales, si la comparamos con la juventud, indica Ronald Reid, jefe de Medicina Interna de Clínica U. de los Andes.

Además, agrega Reid, con el tiempo van apareciendo enfermedades crónicas que pueden deteriorar aún más la percepción de bienestar. “Todos tememos el convertirnos en una carga para nuestros familiares y ya no aportar a nuestro entorno”, dice.

María José Fuentealba, subgerenta de RSE y Comunicaciones de Salcobrand, indica que no hay mediciones que den cuenta del sentir de las personas respecto de su bienestar, y ello representa un desafío país, “en ese aspecto quisimos conocer más de la vida de las personas y cómo eso afecta en su bienestar”.
Para Wenceslao Unanue, académico de la U. Adolfo Ibáñez y director del Instituto del Bienestar, si bien la vejez impacta a todos, para los grupos de menores ingresos esa preocupación es mayor.

“Crees que vas a tener peor salud y se acrecienta en la gente que tiene menos ingresos ante una pensión que no es digna, se acrecienta en un sistema que es bastante macabro, porque si se compara con países desarrollados, en que hay sistemas solidarios para enfrentar la vejez, el escenario chileno es precario”.

Si al grupo entre 15 y 29 años al 39% le preocupa la vejez, elloo aumenta a 66% entre los 45 y 59 años, y a 59% en los de más de 60. “Es comprensible, a medida que eres mayor empiezas a preocuparte más de envejecer”, dice Unanue.

Contar con este tipo de mediciones -añade- ayuda a que los países entiendan a que en la medida en que exista mayor bienestar subjetivo, las personas tienen mejores indicadores de salud, resalta Unanue. “Construyen mejores vínculos, les va mejor en el trabajo, nos sirven para saber cómo nos estamos moviendo a una calidad de vida mejor”.

Hoy, incluso ya se habla del PIB de la felicidad como una forma de medir el bienestar, más allá de los resultados del desarrollo económico, explica.
Prevenir

El estudio indica que en cuanto a sus proyecciones para la salud a futuro, el 40% cree que en cinco años su salud será mejor. Sin embargo, sorprende el grupo de adultos de 45 a 59 años de edad que se muestran muy pesimistas sobre su salud futura, son los que más fuman y los que peor evaluación tienen de su peso.

Nunca vamos a poder evitar el paso de los años, señala Reid, pero se puede trabajar en medidas de prevención y estilos de vida saludable que pueden llevarnos a que los años por delante sean mucho mejores.

“Me parece que actualmente existe un mayor autocuidado y preocupación por llegar a la vejez en mejores condiciones”, dice Reid. De hecho, agrega, ya se observa un aumento de la expectativa de vida de las personas y, además, se observa una mejor calidad de vida de éstas.

“Hoy por hoy, se habla de los 60 años como los nuevos 50, y de los 70 años como los nuevos 60. Actualmente, una persona de 60 o 70 años se siente plenamente vigente y con deseos de trabajar, divertirse o pasarlo bien, sin ser carga para nadie. El que cada uno trate de seguir un estilo de vida saludable y se preocupe por ello se va a traducir en un mejor bienestar general”, señala Reid.

Hábitos saludables

Sin embargo, el sondeo muestra una cifra preocupante al respecto: el 26% de la población declaró fumar al menos 10 cigarrillos diarios. El mayor consumo se aprecia en los hombres por sobre las mujeres, y con mayor prevalencia en el grupo etario entre los 45 y los 59 años.

Y pese a que subió de 10 a 14 puntos el porcentaje de personas que se interesa por la actividad física para mejorar su salud entre la medición de 2016 y 2018, aún es una cifra baja.

Además, el 30% reconoce que come regularmente frutas y verduras; el 22% se siente con energía para hacer cosas, y el 18% declara que le preocupa la información nutricional de lo que consume.

Seguir leyendo