La Tercera

Por qué los fabricantes de smartphones Android copiaron lo más criticado del iPhone X

A pesar de las burlas iniciales relacionadas al diseño en la pantalla del terminal de Apple, una gran cantidad de fabricantes chinos decidió imitar esta característica, con desafortunados resultados.

Aunque Apple nunca ha estado presente en el Mobile World Congress, la feria de tecnología móvil que esta semana se celebra en Barcelona, la presentación de algunos smartphones con Android en el evento hizo recordar una de las características más polémicas y criticadas del iPhone X en cuanto a su diseño: el llamado “notch”, “pestaña” “lengüeta” o “ceja”.

Ubicada en el sector superior de la pantalla del iPhone X, es ahí donde se alojan los componentes como el micrófono y altavoz, cámara frontal, sensores de proximidad y luz ambiental, así como la tecnología TrueDepth de reconocimiento facial, como el proyector de puntos, cámara infrarroja, e iluminador IR.

Tras el lanzamiento del smartphone de Apple, esta característica no pasó inadvertida. Su competencia, Samsung, lo incluyó como una especie de burla en uno de sus comerciales  e incluso le hizo una mención en la presentación de Galaxy S9 al hablar del diseño de su pantalla (“y como siempre, ya saben, no hay lengüeta”), mientras que los desarrolladores también se aprovecharon del pánico, lanzando una aplicación que removía el para muchos, molesto diseño.

Sin embargo y a pesar que ni siquiera han transcurrido cuatro meses de la salida del iPhone X, una de las tendencias más curiosas que se dieron en Barcelona tuvo que ver precisamente con una cantidad no menor de fabricantes chinos que decidieron añadir esta característica en sus smartphones, con diversos resultados.

Así, en un recorrido rápido por la feria es posible visualizar terminales como el Doogee V, Outkitel U18, Vernee M7, Leagoo S9 Pro, Wiko Wiew 2 Pro y Zenfone 5 de Asus, presentado ayer y que derechamente, se plantea como una alternativa para Android del iPhone X.

En cuanto a sus funciones, en su mayoría no cuenta con el sistema identificador del iPhone X y usan el rostro del usuario mediante la cámara, pero no suelen ser igual de exactos y con frustración, se debe ingresar el código común de los Android. Otros cuentan con una franja mas delgada pero con menos opciones, porque básicamente lo que se busca es copiar el diseño del smartphone de Apple, pero no sus funcionalidades. En algunos casos la copia también incluye a la cámara trasera, disponiendo los lentes de forma vertical. En su mayoría, los teléfonos pueden costar unos 250 dólares en promedio, contra los casi mil del iPhone X.

Algunos fabricantes como Asus se defienden, afirmando que la única forma de tener una tecnología avanzada y al mismo tiempo tener la mayor cantidad de superficie de pantalla es empleando este diseño, aunque de acuerdo a lo visto en cuanto a su funcionamiento, cabe ponerlo en duda. ¿La razón? Android no está desarrollado para añadir esta característica de diseño, por lo que al girar el smartphone suelen ocurrir errores de lentitud o adaptación de la pantalla, las notificaciones no se muestran de forma correcta, o la hora no se desplegaba. Todo esto sin mencionar que todos estos fabricantes -se cree que hay muchos más en la feria de Barcelona- se exponen a potenciales demandas por parte de Apple.

Quizá esto sea sólo una anécdota en el mercado chino de smartphones, tan susceptible a tomar inspiración de otros para adaptar sus productos (algo que también hemos visto en la industria automotriz), aunque es probable que volvamos a hablar del mismo tema a fines de este mes, cuando el tercer fabricante mundial de smartphones, Huawei, presente el nuevo P20, del que según algunas filtraciones, también podría contar con una pestaña en el área superior de su pantalla.

Se espera que los próximos iPhone (presentados en septiembre) incluyan nuevos modelos, de mayor y menor tamaño que el iPhone X, todos con la polémica “pestaña”.