Los nuevos ojos para buscar planetas habitables desde Chile

Se trata de “Espresso”, instrumento que permitirá a los astrónomos analizar los datos de exoplanetas a una distancia de hasta 10 mil millones de años luz, obtenidos por el sistema de telescopios más potente del mundo, ubicado en Antofagasta.


En el frío subterráneo del VLT (Very Large Telescope, o Telescopio Muy Grande), el sistema de telescopios más complejo y potente del mundo ubicado en la región de Antofagasta, se encuentra una pequeña y bien protegida habitación hermética, que junto a algunas fotos en su exterior son lo único que dan cuenta del nuevo y avanzado instrumento que la ESO (European Southern Observatory) tiene planeado estrenar oficialmente el 1 de octubre de este año. Se trata de “Espresso”, acrónimo para Espectrógrafo Echelle para Exoplanetas Rocosos y Observaciones Espectroscópicas Estables, un avanzado espectógrafo que será el encargado de buscar exoplanetas y planetas habitables fuera del Sistema Solar.

Para ello, Espresso se beneficiará del poder de los cuatro telescopios del sistema VLT, que de forma independiente ayudarán al aparato a entregar nuevos datos sobre exoplanetas. Así, haciendo honor a su compleja denominación, Espresso utilizará un moderno sistema de prismas, espejos y lentes para llevar luz proveniente de los exoplanetas más alejados -hasta 10 mil millones de años luz-, y que dentro de la estructura serán divididos y posteriormente analizados por los astrónomos.

“El nuevo instrumento medirá la masa, órbita, densidad y tamaño del exoplaneta”, afirma Gaspare Lo Curto, uno de los principales astrónomos encargados del proyecto. “Es muy preciso y mostrará hasta las más mínimas señales de cambio en sus estrellas, así como un análisis químico de ellas”.

Lo Curto habla con entusiasmo sobre el nuevo juguete de la ESO, y tiene sus razones. Espresso es uno de los dispositivos más esperados por los astrónomos, ya que gracias a su tecnología, 10 veces más avanzada que su predecesor, será capaz de medir hasta el más mínimo cambio en el movimiento de las estrellas a medida que los planetas giran a su alrededor y son afectados por su gravedad. Los astrónomos afirman que Espresso puede medir el movimiento de estos astros con una precisión de unos pocos centímetros por segundo. “Si lo comparamos con una persona caminando de forma veloz, que puede llegar a un metro por segundo, es un avance increíble, considerando la lejanía de las estrellas”, afirma Gaspare Lo Curto.

Recordemos que uno de los métodos más usados por los astrónomos para detectar exoplanetas es el “método de velocidad radial”, que como ya mencionamos, registra pequeños cambios en el movimiento de las estrellas, permitiendo conocer las propiedades físicas de un exoplaneta y así caracterizarlo. Esto posteriormente se une a otros resultados obtenidos con el método del “tránsito” (la disminución en la luz de una estrella cuando un planeta pasa por delante, desde el punto de vista de la Tierra), y de esta forma se pueden recabar datos como la masa, tamaño, densidad y composición química atmosférica del objeto analizado, o si se encuentra en la llamada “zona habitable”, con agua líquida y una atmósfera similar a la Tierra.

Aunque por ahora se encuentra en período de pruebas, Espresso ya obtuvo un primer resultado exitoso en noviembre pasado, y en marzo próximo se abrirá el proceso de propuesta para que los astrónomos de todo el mundo postulen con sus estudios respectivos.

Además, los astrónomos de la ESO esperan que en un futuro cercano, los cuatro potentes telescopios del VLT puedan actuar de forma conjunta, obteniendo un área equivalente a un único telescopio de 16 metros de diámetro, permitiendo observar objetos más pequeños. Cuando ocurra, será un suceso sin precedentes desde su creación en 1987.

Seguir leyendo