El mercado de las pilchas

En los últimos cuatro años se han popularizado las ferias online de ropa usada, las cuales permiten desocupar los cajones de ropa y vitrinear los clósets de los famosos.

La diseñadora Valentina Campos (24) lleva años vendiendo la ropa que ya no usa. Empezó haciéndolo cuando salió del colegio vía Facebook, pero cuando en 2013 surgió la plataforma Feriaferió, sus ventas crecieron mucho y empezó a ganar alrededor de 350 mil pesos mensuales sin, literalmente, moverse de su escritorio. “Mientras estudiaba me pagaba todo con esto, prácticamente viví de esto por un tiempo, ya que con mis ventas me iba costeando mis cosas”, asegura Campos.

Andrea Tapia y Constanza Sepúlveda, creadoras de Prilov.

Feriaferió, algo así como un centro comercial de segunda mano, fue la primera de estas plataformas en línea en popularizarse. Ellas rescatan miles de prendas que están olvidadas en los clósets de mujeres y compradoras compulsivas. Luego vinieron otras como Prilov y desde Argentina, Renueva tu Clóset.

Para participar en este mercado las interesadas tienen que registrarse, subir fotos de la ropa que quieren vender y sentarse a esperar que llegue un interesado. Los sitios le cobran una pequeña comisión al vendedor por acceder a la plataforma y a los miles de compradores que por ahí circulan. Se hacen envíos a todo el país, lo que les ha abierto un mercado en regiones, a través de Chilexpress o Correos de Chile y hay una política de devolución si es que el cliente no queda conforme con el producto. Se paga con tarjeta de crédito, débito o directamente transferencias y Javiera Sarratea de Feriaferió explica que el sistema genera sólo las boletas y de ahí pagan sus impuestos.

Uno de los aspectos que les ha dado gran visibilidad a estas plataformas es que incluyen prendas que vienen de los clósets de los famosos. Jordi Castell, las modelos Eugenia Lemus y Trinidad De la Noi o las actrices Javiera Díaz de Valdés y Javiera Acevedo son algunas de las celebridades que venden a través de estos sitios prendas que son más caras que el promedio, lo que según la creadora de Prilov ayuda a mantener el negocio a flote.

“El clóset del famoso pica mucho porque elegimos chicas que son referentes para nuestras usuarias y porque la chilena es copuchenta y le gusta saber qué usan, se meten a mirar y sapear y de pasada terminan comprando algo”, comenta Andrea Tapia, una de las creadoras de Prilov.
Uno de los clósets que hoy está en venta es el del joven cantante y ex chico Yingo Dani Ride, su Instagram tiene más de 100 mil seguidores y Javiera Sarratea cuenta que se puede ver cómo influye. “Yo lo amé a él, fue muy simpático. Nos contactó y subimos su clóset, ha sido un boom, se nos ha llenado de niñitas con sus papás que ocupan sus polerones con estilo boyfriend”, dice Sarratea.

Javiera Sarratea, creadora de Feriaferió junto a su socio Martín Peñalosa.

Aunque tienen muchos elementos en común, cada una de estas páginas tiene su sello. Javiera Sarratea de Feriaferió explica por ejemplo que ellos son más “alternativos”: no les importan las marcas, son democráticos con quien aparece en la portada del sitio web y son la única plataforma que ofrece ropa de hombre.

Para la creadora de Prilov, sitio que opera desde 2015, lo más importante son las marcas y cuentan que entre sus usuarias las más populares son Zara o Topshop y explica que más que competir con la otra plataforma, se complementan. “El mercado es muy variado, tenemos diferentes líneas y, por ejemplo, yo le mando a los hombres que andan buscando ropa a Feriaferió”, explica Andrea Tapia, quien agrega que el principal valor de su sitio está en la comunidad que han logrado armar. Tienen formas de hacer sentir cómodas a sus vendedoras a través de descuentos o destacándolas en la portada de la web o Instagram.

Una de sus vendedoras estrella, por ejemplo, es la ingeniera comercial Daniela Antonio (34), que hasta hace poco tiempo trabajaba en una transnacional. “Era trabajólica y tenía un horario malísimo”, cuenta Antonio. Comenzó vendiendo su ropa y como le fue bien empezó a hacerse cargo de la de sus amigas y llegó a hacerse un ingreso de hasta 600 mil pesos. Fue un empujón para dejar su puesto y abrir su propia tienda de ropa intervenida online. Paralelamente sigue vendiendo en Prilov su ropa y la de sus amigas.

Renueva Tu Clóset comenzó en Argentina, y se destaca por su aplicación móvil para vender y comprar a través del teléfono. Su representante en Chile, Claudia Ungemach (35), explica que la aplicación es una ventaja para ellas: “Damos más facilidades a sus usuarias. Las vendedoras pueden publicar directo desde su celular muy rápido. Lo mismo para las compradoras, que pueden estar en el metro vitrineando y comprarse algo”, dice Ungemach.

Estos sitios no son sólo una manera de generar ingresos con poco esfuerzo, también ayudan a aliviar a las fashionistas culposas que compran de más y rescatan prendas que de otra manera quizás terminarían en la basura. “Si te pones a considerar la cantidad de litros de agua que gastas en hacer una polera, nosotros estamos ahorrando como ocho millones de litros de agua al mes. Finalmente, es ropa que tiene un nuevo ciclo de vida”, dice Sarratea.

Seguir leyendo