El misterio de la “Mona Lisa africana” que estuvo perdida durante 40 años

AFP

La última vez que fue visto el cuadro fue en 1975 cuando se exhibió en la embajada italiana en Nigeria y es considerada una de las obras más importantes del país africano.

“Todo el mundo se refería a ‘Tutu’, preguntándose ¿dónde está Tutu?”, afirmó Ben Okri, novelista ganador de un premio Booker. “Pienso en esa obra como la “Mona Lisa” africana”.

Y es que el cuadro que retrata a Adetutu Ademiluyi, hija de un rey Yoruba se había perdido durante 40 años desde que fue vista por última vez en 1975 en una exposición.

La obra nigeriana se llama originalmente “Tutu”, una obra creada por el pintor y escultor Ben Enwonwu, considerado uno de los padres del modernismo nigeriano, en 1974 y retrata a una princesa nigeriana.

Con tres versiones de “Tutú”, el retrato de la princesa se le había perdido el paradero desde la última vez que fue exhibido hace más de 40 años en la embajada italiana en Nigeria. Hasta que fue redescubierto por Giles Peppiatt, director de arte moderno africano en Bonhams.

Es considerada una de las obras más importantes de Nigeria. Tras el choque de grupos étnicos en el conflicto nigeriano-Biafra de finales de los sesenta, “Tutu” se convirtió en un símbolo de paz.

“Ella era yoruba y Enwonwu era igbo, por lo que eran de diferentes tribus étnicas”, indicó Eliza Sawyer, especialista del Departamento de Arte Africano de Bonhams a la agencia France Press.

Durante 40 años no se sabía dónde se encontraba este cuadro que representa “un símbolo importante en la reconciliación” del conflicto. Solo hasta hace unos días cuando Giles Peppial, recibió una llamada de una familia del norte de Londres que le aseguraron tener un montón de obras procedentes de Nigeria que estaban en su departamento. Entre esos cuadro se encontraba la de “Tutu.”

El próximo 28 de febrero la obra será subastada en la Londres y Lagos y se espera que se venda por cerca de 350 mil dólares.

“Se iniciará un debate encendido. Nunca nadie les ha otorgado su debido lugar a los pintores africanos. Esta es la obra perfecta para empezar a preguntarnos por qué”, concluyó.

Seguir leyendo