Sobrevida de niños con cáncer en Chile alcanza el 77%

Autor: Carlos Montes

La cifra está cerca de los índices de países desarrollados, donde es de un 80%. Médicos dicen que próximo desafío es mejorar cobertura sobre los 15 años.

En Chile, el cáncer es la cuarta causa de muerte más frecuente dentro de la población infantil, lo que representa un 6,4% del total de muertes de menores de 15 años, según el informe “Cáncer Infantil en Latinoamérica: un análisis comparativo de la respuesta de los sistemas de salud”, realizado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Escuela de Salud Pública de la U. de Chile, y Fundación Nuestros Hijos, entre otros organismos y que será dado a conocer en el contexto del Día Mundial del Cáncer Infantil que se conmemora este jueves.

El estudio dice se diagnostican entre 440 y 590 casos nuevos por año, y que la tasa de sobrevida global a cinco años alcanza al 76,9% en el país, la segunda mayor luego de Uruguay. La cifra es alta si se compara con el porcentaje de países de ingresos medios y bajos donde las tasas de sobrevida no superan el 30%, pero es baja respecto a los países en desarrollo donde bordea el 80%.

Una de las razones que ha permitido alcanzar el 76,9%, según el informe, es la incorporación de esta enfermedad a la Ley de Garantías Explícitas en Salud.

“Chile cuenta con resultados por sobre la media en la región en casi todos los indicadores evaluados. Si consideramos que es un país en vías de desarrollo, la sobrevida a 5 años del diagnóstico de cáncer es sobre la esperada”, dice la doctora Marcela Zubieta, presidenta de la Fundación Nuestros Hijos, quien participará este jueves en la inauguración del primer Centro de Rehabilitación Oncológico Infantil de Latinoamérica en Chile.

El cáncer infantil más frecuente es leucemia (40%), seguido por los tumores cerebrales (16%), linfomas (10%) y luego en menor frecuencia todos los otros tipos de tumores sólidos, explica la profesional.

Según el estudio, un 88% de todos los casos anuales se atienden en el sector público. Además, reciben apoyo de ONG como la Fundación Nuestros Hijos. Este es el caso de Viviana Fuentes, madre de Luna. “Estoy en la fundación porque tengo una hija de 12 años que padece de un tumor cerebral diagnosticado hace cinco años. Mi hija recibe un tratamiento de rehabilitación integral”. Su experiencia ha sido positiva. “Mi hija no sólo ha mejorado en la parte física y tiene sus medicamentos cuando los necesita, sino que hemos conocido personas maravillosas”.

Ley del cáncer

El doctor Jorge Jiménez de la Jara, presidente del Foro Nacional del Cáncer, señala que “el programa nacional de cáncer infantil es uno de los más exitosos del mundo, está en manos de los hospitales públicos, tiene una cantidad importante de profesionales conectados y ha alcanzado una cifra de sobrevida cercana al 80%”.

Verónica Pérez, hemato-oncóloga infantil de la Clínica Alemana, agrega que en el país la oncología infantil está muy bien organizada. “Fue una de las patologías pioneras del AUGE, está bien protegida desde lo económico, a nivel nacional estamos bastante bien”.

Si bien las cifras son alentadoras, aún falta por mejorar. Según el informe, Chile cuenta con 11 centros de tratamiento integrales de atención, seis de ellos en la capital. Además, está en tramitación la Ley General del Cáncer.

“Con respecto a la ley, el 25 de enero nos reunimos con el nuevo ministro de Salud, Emilio Santelices, y se comprometió a empujar la ley, falta definir algunos contenidos. Estamos trabajando para que se apruebe”, explica el doctor Jiménez de la Jara.

Esta ley, proyecto impulsado en 2014 e inspirado en Nueva Zelanda, busca que el Estado asuma en forma integral y sistemática el tratamiento del cáncer. Se enfoca en los siguientes puntos: prevención y detención, atención en todo el país, disminución de desigualdades en la calidad de los tratamientos, atención integral, sistema de acompañamiento, acceso de todos los pacientes a fármacos oncológicos e investigación del cáncer.

“Debería mejorar el manejo del cáncer en adolescentes sobre los 15 años, quienes quedan fuera del programa de Cáncer Infantil, lo que significa que deben ser tratados en centros de adultos. En general, este es un grupo más vulnerable y que tiene peores resultados en términos de porcentaje de sobrevida. También se debería contar con mejor y más expedito acceso a donantes de médula ósea para trasplantes”, señala Zubieta.

Seguir leyendo