*

Voces
Compartida
Actualizado el 17/07/2017

Blog de Carlos Correa. Es Consultor en opinión pública. Ex Secom (s)

Carlos Correa

Carlos Correa

Consultor en opinión pública. Ex Secom (s)
El dilema de Carolina Goic

El dilema de Carolina Goic

El próximo 28 de Julio se celebra la Junta Nacional DC que ratificará las candidaturas al parlamento de dicho partido. Carolina Goic logró despejar la amenaza que se instaló de que dicha reunión podía bajar su candidatura. Los enredos comunicacionales y políticos de la candidatura de Alejandro Guillier ayudaron a dicha tarea. Pero el juego estratégico entre ambos no es de suma cero. Lo que ha perdido el senador por Antofagasta no se ha ido hacia Goic y su opción sigue estancada.

Su candidatura, pese a ser correcta, no tiene emoción. Algún símbolo que sea equivalente a la tanqueta con la que la entonces ministra de Defensa Michelle Bachelet recorrió las poblaciones anegadas de Santiago y empezó a figurar en los sondeos públicos para dolor de la entonces segura sucesora de Ricardo Lagos, la también ministra Soledad Alvear.

Goic tendrá un dilema complejo en la Junta Nacional DC por la ratificación de la candidatura a diputado de Ricardo Rincón, quien iría a la reelección. Hay que recordar que fue cuestionado por haber sido condenado en un caso de violencia intrafamiliar de varios años atrás. Alguien podría preguntarse por qué estalló justo ahora en las cercanías de la nominación como candidato, y podría pensar que hay intereses en reavivar dicha polémica.

Más allá de las motivaciones, es un tema difícil en estos tiempos. La agenda sobre violencia intrafamiliar está hirviendo por el fallo de la Corte Suprema sobre el agresor de Nabila Rifo o la conmoción que causaron las fotos de las lesiones provocadas a su pareja por el cantante de una banda musical de éxito. Los medios irán a la junta a ver polémicas alrededor de la nominación del diputado Rincón como candidato. Y una de las primeras imágenes que buscarán es la de Carolina Goic y cómo influirá en la junta al respecto.

Echar abajo esta candidatura podría abrir una guerra civil dentro de la DC con efectos de alto riesgo. Goic posee mucha resistencia en varios diputados que ven, en la aventura presidencial, una amenaza para sus reelecciones si no se llega a un acuerdo con la otra parte de la Nueva Mayoría. Además, ante la probable victoria de Sebastián Piñera, quedarse fuera del Congreso será más frío y oscuro que hace ocho años. Un paso en falso de Goic interviniendo la planilla electoral podría desatar los demonios.

Por otro lado, mirar para el lado le podría significar daño reputacional. Goic es una persona respetada con una historia de vida que no ha sido suficientemente explotada por quienes llevan las comunicaciones de su comando. Si no se ve firme ante una historia de violencia intrafamiliar, el poco capital que ha acumulado puede simplemente depreciarse.

Hasta ahora, ante los dilemas, el diseño del equipo de Carolina Goic ha sido mantener las formas y los cuidados. Así fue en el caso del Sename, donde propuso una idea inviable pero correcta: crear otra comisión más, mientras al frente Piñera lanzaba una andanada de medidas y se tomaba la agenda. Ante la baja de calificación de riesgo de Chile, pese a contar en su equipo con economistas de calibre, su candidatura guardó silencio y le dejó el espacio al piñerismo, que instaló exitosamente la culpa en la coalición de gobierno.

Ese diseño cuidadoso le ha significado a la senadora por Magallanes no meterse en líos adicionales, pero en contraste le ha significado mantenerse estancada en las encuestas. Pareciera que los arquitectos de su campaña no logran ver que meterse en problemas es justamente una de las razones de éxito de una candidatura.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital