La Tercera

Kazuo Ishiguro: decir mucho sin decirlo del todo

DE02 BARCELONA (ESPAÑA) 05/10/2017.- Fotografía de archivo del 24 de noviembre 2017 que muestra al escritor británico de origen japonés Kazui Ishiguro mientras posa para para los fotógrafos en Barcelona (España). Ishiguro fue galardonado, hoy 5 de octubre de 2017, con el Premio Nobel de Literatura 2017, anunció la Academia sueca. EFE/Andreu Dalmau ESPAÑA NOBEL LITERATURA

La academia sueca no es inmune a las controversias, y después del premio a Bob Dylan el año pasado, esta vez decidió irse a lo seguro: “Esta es una decisión que hará feliz al mundo”, dijo Sara Danius al anunciar el premio a Kazuo Ishiguro. No se equivocaba: el escritor inglés, nacido en Nagasaki en 1954, es un estilista de primera línea que ha llegado al gran público en novelas como Los restos del día (1989) y Nunca me abandones (2005), tan sobrias y elegantes como de profunda resonancia emocional. Su premio es también a una brillante generación de narradores ingleses que incluye a Martin Amis, Julian Barnes, Ian McEwan y Salman Rushdie.  

Desde el punto de vista técnico, Ishiguro es notable por su capacidad para hacer que sus narradores le transmitan al lector mucho más de lo que ellos mismos saben; a través de ese desfase entre lo que esos narradores reticentes saben y lo que el lector descubre que ellos no saben -y van aprendiendo de a poco, y a veces ni eso–, se va acumulando una carga emocional que termina explotando con fuerza. Ishiguro es un maestro a la hora de decir mucho sin decirlo del todo.

En Los restos del día, el narrador es Stevens, un mayordomo totalmente dedicado a su patrón, Lord Darlington. “Cada vez parece más probable que haga una excursión que me ronda la cabeza”, comienza la novela, en el tono discreto y casi neutro de uno de esos seres anónimos que sostienen la osificada estructura de clases inglesa. Estamos en 1956, y el mayordomo ya está con otro patrón, pero pronto nos daremos cuenta que esa excursión es más bien al pasado, a 1939, tiempos en que la aristocracia inglesa trataba de evitar la guerra con Hitler buscando negociar con él. Stevens, sin quererlo, es testigo de la gran historia, alguien cuyo trágico patetismo descansa en su capacidad para la dignidad y lealtad a una clase que, empeñada en su propia supervivencia, está tejiendo una gran traición al país.

Ishiguro es un escritor de registros muy diversos, desde la solidez realista de sus primeras novelas -Pálida luz en las colinas (1982) y Un artista del mundo flotante (1986)-, hasta las peripecias kafkianas de Los inconsolables (1995), la ciencia ficción de Nunca me abandones (1995) y la fantasía con dragones de El gigante enterrado (2015). También ha escrito cuentos (Nocturnos, 2009), aunque con menos fortuna.