La Tercera

La escritura escolar en Chile: ¿qué nos dicen los resultados del SIMCE?

La prueba SIMCE de Escritura es la única que hace escribir a los niños: les demanda escribir textos completos, de tipo narrativo e informativo, y con instrucciones que entregan claves sobre el proceso de escribir (p. ej. para planificar, escribir y revisar los textos). Esto es muy importante, porque en la mayoría de las escuelas todavía se dan pocas oportunidades a los estudiantes para que produzcan sus propios textos.

Además, mediante un sistema de corrección a través de pautas o rúbricas, la prueba entrega resultados sobre habilidades específicas de escritura de los niños. En este caso, sobre el propósito comunicativo, la organización textual, la coherencia y el desarrollo de ideas. Esto es un avance para el campo de la pedagogía, porque permite identificar con mayor precisión las habilidades en que los niños muestran fortalezas o debilidades. Al mismo tiempo, esto informa a los docentes sobre criterios de evaluación de la escritura que habitualmente no se consideran y que son también muy necesarios para desarrollar mejores textos.

En cuanto a los resultados que acaba de entregar la Agencia de Calidad de la Educación, estos no sorprenden si se considera que la escritura es una competencia de gran complejidad y cuya práctica en la escuela ha estado un poco descuidada. Nos indican que los estudiantes tienen resultados positivos en organización textual, es decir, en cómo se estructura el texto  (69% en textos informativos y 89% en textos narrativos) y  en propósito comunicativo (para qué se escribe un texto), con 51% y 81%, respectivamente. Sin embargo, los estudiantes muestran un desempeño descendido -45% en informativo y 41% en narrativo- en coherencia (que un texto se comprenda) y en desarrollo de ideas, esto es profundidad y detalle de la información, con 32% y 49%, respectivamente.

La coherencia y desarrollo de ideas son dos habilidades que requieren de mucha experticia en escritura, por tanto solo podrán desarrollarse mediante abundante práctica, revisión y corrección de los textos. La coherencia tiene que ver con mantener el tema del escrito de principio a fin, pero agregando información nueva para mantener el interés del lector. También se relaciona con que las ideas sean claras y no confusas, porque ello dificulta que el lector pueda construir un sentido global del texto.

Por su parte, el bajo desempeño en el desarrollo de ideas podría estar ligado a la falta de motivación por escribir textos que tal vez resulten un poco forzados para los estudiantes. Esto representa un gran desafío para los docentes y también para la prueba SIMCE de Escritura: encontrar mejores estímulos para que los alumnos deseen escribir. Una alternativa es “conectar” mejor con géneros textuales (p. ej. canciones, relatos de experiencias, entradas de wikipedia) y con temáticas que les interesen a los estudiantes, que los hay. Otra, es incursionar de manera más decidida en la escritura en el computador y dar oportunidades para que los niños piensen sus ideas, escriban y corrijan sus textos en modo digital. Pero también el desarrollo de ideas tiene relación con el “conocimiento del mundo”. No se puede escribir de lo que no se sabe o de lo que se tiene poca información. Por esto es tan importante que la escuela amplíe los horizontes de los estudiantes y que se discutan temas diversos, desconocidos o emergentes que los lleven más allá de sus entornos inmediatos.