*

Voces
Compartida
Actualizado el 14/09/2017

Blog de Álvaro Matus. Es Periodista

Álvaro Matus

Álvaro Matus

Periodista
Lejos del paraíso

Lejos del paraíso

La novela Departamento de especulaciones, de Jenny Offill, es protagonizada por una profesora de literatura que ronda los 40 años y narra experiencias en extremo cotidianas: estar casada, tener una hija, pitutear para suplementar los ingresos familiares, ir a yoga y al sicólogo, y tener dificultades para dormir.

Si bien está hecha con materiales poco épicos, refleja en buena medida lo que es la vida para toda una generación: una batalla contra los pequeños obstáculos cotidianos, como la crianza de los hijos, las exigencias profesionales y la rutina matrimonial. Podría decirse que es poca cosa comparada con las historias de posguerra o de aquellas que hoy mismo viven los inmigrantes. Pero también puede afirmarse que no hay nada que en sí mismo sea novelesco y que, por lo tanto, todo radica en cómo se cuenta.

Y Jenny Offill transmite una sensación de verdad y cercanía, de complicidad, que recuerda a los personajes de John Cheever, esos hombres y mujeres que aplacan la ansiedad a punta de martinis y sienten, no obstante el confort material alcanzado, que en cualquier momento pueden ser expulsados del paraíso. Basta que se sepa algún secreto comprometedor (un aborto, una pequeña estafa, una infidelidad) para que el barniz se resquebraje y comencemos a ver las grietas interiores. Sus cuentos reflejan de manera elocuente que el éxito social y el matrimonio apenas alcanzan a disimular el abismo que hay entre las fantasías y el mundo práctico.

Departamento de especulaciones está elaborada con fragmentos aparentemente independientes y funciona gracias a las asociaciones inesperadas que se dan entre unos y otros. Algunos textos surgen de pensamientos de escritores como Rilke y Barthelme, otros de chistes o proverbios religiosos. Pero la gran mayoría viene de esa mezcla de ironía, inteligencia y desparpajo de la narradora, una mujer que al encontrarse en la mitad de la vida comprueba que es agotador andar detrás de su hija, que no se convirtió en una genio de la literatura y que en su matrimonio se ha producido un cambio fundamental: el giro del deseo al cariño profundo.

¿De qué hablamos cuando hablamos del refugio familiar? ¿Se trata de otra utopía que se derrumba? Y si es así, ¿a qué podemos aferrarnos ahora, cuando cada vez hay menos vínculos sociales? ¿De qué manera se relacionan la armonía social y la armonía doméstica?

Las preguntas que plantea Offill son las mismas que formularon Cheever, Richard Yates e incluso autores conocidos por un solo libro, como Sue Kaufman y su Diario de una ama de casa desquiciada o John Williams y Stoner. Que sean obras veloces y transparentes no significa que en sus páginas se encuentren respuestas rápidas y claras. La vida emocional es un misterio, y los grandes libros solo arrojan una luz tenue en esa zona de sombras. Son historias que ayudan a mantenerse atento y sensible a las múltiples tonalidades de la vida.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital